Diciembre: cómo hacer balance de los logros alcanzados

El mes de diciembre es, por su contexto temporal, un periodo del año especialmente significativo ya que te posiciona ante el reto de despedir este capítulo de tu vida llamado 2017. Es posible que durante este mes surjan en ti sentimientos encontrados. Por una parte, ilusión ante la oportunidad de empezar desde cero un nuevo año, pero también, apego hacia este año conocido por ti.

Como en cualquier tipo de cambio, el ser humano también experimenta este tipo de resistencia con un gesto tan sencillo como el de pasar la página del calendario. El mes de diciembre es tiempo de balance vital y personal y en Crearte, tu escuela de coaching, queremos acompañarte en este proceso vivencial.

Cuál es tu nivel de satisfacción con el 2017

En un porcentaje de 0 a 10, intenta poner una nota objetiva a tu percepción sobre cómo ha transcurrido tu vida en este año desde el punto de vista general. ¿Estás contento con el legado que te llevas de estos doce meses para el resto de tu vida? Esta puntuación no es un examen académico que tengas que aprobar, es una valoración interior a modo de reflexión. Por tanto, sé totalmente sincero contigo mismo.

Qué recuerdos te llevas de este periodo

Los recuerdos son la huella de la propia vida, el reflejo de la existencia. ¿Cuáles son los recuerdos que guardas de este periodo? ¿Cuáles son los instantes que vienen a tu mente de una forma casi automática? ¿Qué circunstancias felices has experimentado? ¿Qué momentos amargos te han marcado? ¿Tu balance es positivo, negativo o agridulce?

Haz inventario de recuerdos, poniendo una atención especial en las razones de gratitud hacia la vida. Escribe esta lista de ideas y guarda este folio en un lugar importante para ti. Te gustará leerlo cuando haya pasado un año, por ejemplo.
Si tu vida fuese una película: ¿Qué título le pondrías a partir de la esencia de este 2017?

Personas nuevas que has conocido

La riqueza de vivir se manifiesta a través de señales muy diferentes. ¿Cuántas personas nuevas has conocido este año? ¿Has conocido a alguien que hace un año no estaba en tu vida y en cambio ahora forma parte de tu círculo de confianza? Puedes enviar una nota de gratitud hacia esa persona por los motivos que consideres. Es bonito observar con conciencia cómo, más allá de la edad, los destinos se entrelazan dando lugar a nuevas realidades interpersonales.

En la misma línea, también es recomendable que reflexiones sobre la calidad de otros vínculos que también son importantes en tu vida, y sin embargo, has descuidado más. ¿A qué persona quieres dedicar más tiempo y atención durante el 2018?

Viaja mentalmente hasta el 2016

Visualízate a ti mismo hace un año: ¿Qué expectativas tenías respecto a este 2017? ¿Qué esperabas de este año? ¿Cuáles eran tus ilusiones para este tiempo? Intenta contrastar aquella posición existencial con la propia experiencia de la vida durante este año. Una vez que hayas realizado esta reflexión, intenta ir un paso más allá para reflexionar sobre por qué no se han materializado algunas de tus expectativas. ¿Es algo que ha dependido de ti o se trata de un aspecto trascendente a tu propia voluntad?

Preguntas de crecimiento personal

¿Cuál ha sido tu mes preferido del año y por qué? ¿Qué momento feliz de este 2017 te servirá de referencia en los ejercicios de visualización a nivel mental para encontrar tu personal refugio de felicidad? ¿Has perdido alguna persona importante a la que te gustaría dedicar unas palabras de recuerdo en este momento de despedida de 2017? ¿Qué te gustaría recordar de este periodo cuando tengas 80 años? ¿Dónde han ido a parar todos los sentimientos no expresados? ¿Qué pensaría de ti el “yo” de hace un año al verte ahora? ¿Qué has aprendido? ¿Qué error no quieres volver a cometer?

Escribe tu carta de propósitos a Papá Noel

El coaching no es magia, sin embargo, todos hemos sentido en algún momento un efecto casi mágico a partir de un ejercicio de reflexión consciente que ha aportado luz a nuestra vida. La Navidad es el periodo mágico por excelencia, recuerda tu niñez para conectar con ese estado de ánimo. Puedes escribir tu carta a Papá Noel. No se trata de elaborar una lista de regalos, sino de enumerar todo aquello que para ti sea significativo a nivel emocional. El lenguaje epistolar fomenta el autoconocimiento.

Foto – Pixabay

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…