En los últimos años el crecimiento del coaching ha sido y está siendo extraordinario. Cada vez oímos más hablar de coaching. En medios de comunicación, en las empresas e incluso en la calle. Encontramos cada vez más publicaciones sobre coaching y la oferta es mayor.

Sin embargo, pese a su implantación en todos los ámbitos de la sociedad y a ser un método privilegiado para facilitar procesos de cambio y lograr resultados extraordinarios, sigue existiendo un gran desconocimiento tanto con relación a qué es, como a qué lo distingue de otras disciplinas.

¿Cómo surge el término coaching?

El término se remonta etimológicamente al siglo XV. Cuando en la ciudad húngara de Kocs, parada obligada de viajeros entre Budapest y Viena, apareció un singular carruaje llamado «kocsi», traducido al alemán como «kutsche», al italiano como «cocchio» y al español como «coche».

De este medio de transporte, dotando de un sistema de amortiguación que hacía los viajes más cómodos, deriva el término que conocemos como coaching. Convirtiéndose en una metáfora del viaje que hacemos en coaching desde donde estamos hasta donde deseamos estar. El conductor del coche o coach nos sirve de guía. Facilitando el camino hacia donde deseamos estar.

¿De dónde toma sus bases?

A lo largo de la historia, filósofos de diversas corrientes han aportado mucho al desarrollo del coaching, tal y como lo conocemos hoy.

El sofista griego Protágoras con la frase «El hombre es la medida de todas las cosas» introducía la idea del relativismo condicionando la verdad o falsedad de cualquier afirmación a factores intrínsecos y extrínsecos, que conforman la percepción del mundo de cada persona. ¿Es el mundo como es o como lo ves?

Los diálogos socráticos, basados en preguntas y respuestas entre lo que podríamos llamar coach y cliente, también son un antecedente del método del coaching.

En la época moderna, y sin pretender ser exhaustiva, la fenomenología de Husserl, el existencialismo de Sartre, la logoterapia de Frankl, la psicología humanista de Maslow y Rogers, la ontología del lenguaje basada en autores como Maturana, Flores, Echevarría, etc., entre otras corrientes, han ido moldeando las bases del coaching como lo conocemos.

Desde la psicología del deporte, recibe la influencia de Gallwey. Entrenador de tenis en Harvard que desarrolló una metodología de entrenamiento que rompía los paradigmas existentes. Gallwey afirma que al margen del juego exterior siempre hay un juego interior en la mente del jugador. El nivel de conciencia de ese juego interior hace la diferencia entre el éxito o el fracaso en el exterior. Vemos la importancia del juego interior en campeones como Nadal, Borg o Federer frente a los vaivenes de otros jugadores que han tenido problemas con su juego interior.

Otros profesionales como el norte americano Thomas J. Leonard fundador de la International Coach Federation y el londinense John Whitmore han sido algunos de los grandes referentes del coaching actual.

¿Qué es coaching?

Coaching es un proceso de acompañamiento reflexivo y creativo, a través del cual un profesional debidamente capacitado, acompaña a sus clientes a conseguir sus objetivos. El coach les inspira a maximizar su potencial personal y profesional, de un modo no directivo.

A diferencia de otro tipo de disciplinas de ayuda, al ser en esencia «no directivo» parte de presuponer que el cliente posee los recursos para lograr lo que desea. Y en caso de no disponer de ellos, tiene la capacidad de desarrollarlos y descubrir por sí mismo cómo hacerlo.

En este contexto, a través del coaching es el cliente quien va tomando conciencia de dónde está y dónde quiere llegar. Mediante una conversación no directiva, el coach facilita que emerja lo que el cliente desea lograr de forma libre y responsable. Éste va tomando consciencia de las dificultades y de nuevas maneras de abordar sus desafíos. Y a modo de guía, el coach le acompaña a ir implementando los cambios, internos y externos, necesarios para conseguir lo que se propone.

Coaching es por tanto un viaje hacia el interior. Hacía la esencia del ser. Un viaje para localizar cuáles son tus verdaderos retos y tu propia manera de alcanzarlos. Un proceso individual, en el que te sabes escuchado y atendido de manera única. Y por ello no ofrece recetas genéricas. Te acompaña a encontrar tus propias soluciones para lograr esos resultados extraordinarios.

¿Qué tipos de coaching existen?

Muchas personas se acercan a Crearte y preguntan qué tipo de coaching realizamos. Lo mismo ocurre con quienes quieren formarse en coaching y preguntan qué coaching enseñamos. Mi respuesta puede parecer simple cuando respondo que enseñamos y practicamos coaching. Coaching sin apellidos.

Hay quien desea dedicarse al coaching para mejorar la educación, favorecer el emprendimiento, contribuir a fomentar relaciones saludables, acompañar equipos de trabajo, etc. Quieren saber cuál será el mejor lugar para realizar su formación, y qué coach será aquél que mejor entienda sus necesidades y más sepa de su problemática.

Y aunque podemos adornarlo, no existe un coaching para las «personas» distinto del coaching para directivos, maestros, padres, emprendedores, quienes tienen dificultades de gestión emocional o de relación. En todos los casos hablamos de personas. ¿Acaso una maestra no es una persona? ¿acaso los desafíos que se plantean en nuestra profesión no tienen su origen en nuestras necesidades como seres humanos?

Es por ello por lo que afirmo que solo existe un tipo de coaching. Ese que trabaja con personas, como tú y yo, que deseamos reencontrarnos, vivir en paz, sentirnos plenas, ser felices, disfrutar de relaciones auténticas, luchar por lo que anhelamos, tener éxito. Ya sea en tu ámbito personal o profesional. Pues todo es lo mismo, y lo que es fuera, primero es dentro.

Por tanto, aunque desde un punto de vista teórico, podamos clasificar los tipos de coaching en base al tipo de cliente, al tipo de objetivo, etc. Coaching es uno y las competencias profesionales que debemos desarrollar quienes nos dedicamos a esta profesión, son las mismas.

¿Qué hace un buen coach?

Es la no directividad del coaching, la que hace que el coach no tenga porqué ser un experto en los temas de sus clientes. El coach pone al servicio de éstos sus conocimientos de coaching, sus competencias profesionales y las herramientas de que dispone. Y son los clientes quienes deciden de forma consciente, responsable y libre, qué desean conseguir. Qué caminos quieren tomar para lograr sus metas profesionales y personales.

El coach te acompaña a encontrar tu verdad dentro de ti mismo. De acuerdo con tus habilidades, tu sistema de creencias, valores, necesidades, al entorno del que formas parte, etc. Te acompaña a hacer un viaje que conecta cabeza y corazón. Desde el respeto y la confianza en tu sabiduría interna.

Confía en tu capacidad para transformar tu mundo interno, y en que cuando esto sucede, también transformas tu mundo externo.

El coach posibilita que puedas diseñar el futuro que deseas a través de metas realistas, inspiradoras, medibles y alcanzables. Te ayuda a descubrir tus recursos y a despejar el camino de obstáculos, haciéndote consciente de tu realidad y de las consecuencias de tus propias decisiones.

¿Cuáles son las competencias de un coach profesional?

La International Coaching Federación (ICF), fundada en 1995, es la organización de coaching líder a nivel mundial, con cerca de 40.000 miembros en 146 países, y define ocho competencias que todo coach profesional debe demostrar.

La Asociación Española de Coaching (ASESCO) con más de 800 coaches profesionales, trabaja desde el año 2000 promoviendo el coaching profesional, ético, responsable y de calidad, y divulgado sus beneficios tanto en el ámbito personal como profesional, empresarial y organizacional.

Las competencias de coaching surgen con el propósito de:

  • Evaluar a los coaches que desean certificarse profesionalmente y renovar sus credenciales.
  • Evaluar los programas de formación en coaching con garantía de calidad.
  • Y divulgar la comprensión de las habilidades necesarias para ser un buen profesional.

Todas son claves y toda formación en coaching debe asegurar su aprendizaje y puesta en práctica por parte de sus alumnos:

  • Demuestra práctica ética: Entiende y aplica constantemente la ética y los estándares de coaching.
  • Encarna una mentalidad de coaching: Desarrolla y mantiene una mentalidad abierta, curiosa, flexible y centrada en cada cliente.
  • Establece y mantiene acuerdos: Colabora con cada cliente y con las partes interesadas pertinentes para crear acuerdos claros sobre la relación, el proceso, los planes y las metas de coaching. Establece acuerdos para el compromiso de coaching general, así como aquellos para cada sesión de coaching.
  • Cultiva confianza y seguridad: Colabora con cada cliente para crear un ambiente que le dé apoyo y seguridad y le permita compartir libremente. Mantiene una relación de respeto y confianza mutuos.
  • Mantiene presencia: Es plenamente consciente y está presente con cada cliente, empleando un estilo abierto, flexible, bien fundado y seguro.
  • Escucha activamente: Se enfoca en lo que cada cliente está y no está diciendo para comprender plenamente lo que se está comunicando en el contexto de los sistemas de cada cliente y para apoyar su autoexpresión.
  • Provoca conciencia: Facilita el entendimiento y el aprendizaje de cada cliente mediante el uso de herramientas y técnicas como preguntas poderosas, silencio, metáforas o analogías.
  • Facilita el crecimiento de cada cliente: Colabora con cada cliente para transformar aprendizaje y entendimiento en acción. Promueve la autonomía del cliente en el proceso de coaching.

¿Cuál es la metodología del coaching?

Un proceso de coaching se fundamenta en una conversación estructurada entre Coach y Cliente. Esta conversación se va desarrollando en una serie de sesiones que oscilan habitualmente entre 5 y 10, cuya duración puede variar entre una y dos horas, en base a lo acordado previamente.

Durante el proceso, el coach acompaña al cliente, planteándole una serie de reflexiones dirigidas a que sus propósitos y proyectos pasen del terreno de los sueños al de la realidad. Mientras le acompaña a ampliar consciencia, transformar aprendizajes en acciones y gestionar su propio progreso.

¿Cómo elegir un coach o una escuela de coaching?

Actualmente la oferta de coaches y de cursos ha crecido exponencialmente. Muchas personas buscan un coach o una buena formación y están confusas ante la cantidad de información que se mueve por las redes.

No es fácil separar el grano de la paja, ni distinguir bien entre toda la oferta que existe.

Algunas claves te pueden dar luz al buscar un buen profesional o una escuela de coaching:

  • Busca un coach que posea una formación adecuada. Es importante verificar que el coach y la escuela poseen titulaciones reconocidas por las principales asociaciones de coaching profesional como ICF y ASESCO.
  • Asegúrate de que posean una certificación profesional emitida por alguno de estos organismos. Para obtenerla tanto coaches como escuelas debemos acreditar una serie de conocimientos, competencias, práctica, supervisión y horas de experiencia. Todo ello supone una garantía.
  • Como en cualquier profesión, la experiencia es un grado. Aunque cada persona tenga su propio estilo, es importante que pidas referencias o solicites una entrevista para decidir si es la persona o escuela adecuada para ti.
  • Cualquier profesional que se precie estará al tanto de los avances de su profesión. Por ello, los coaches de Crearte estamos en constante formación y supervisión para ofrecerte lo mejor.

Es estos tiempos de incertidumbre el coaching es una palanca de transformación para transitar los cambios de un modo más saludable en todas las áreas de tu vida. Ahora más que nunca ha dejado de ser un lujo pasando a ser una necesidad si quieres vivir en plenitud.

Pase lo que pase ahí fuera, tu actitud puede hacer una gran diferencia. Por ello, si quieres obtener mejores resultados, realizar cambios en tu vida y experimentar tu riqueza, ponte en manos de profesionales que ejerza el coaching desde el rigor y respeto que mereces.

Como dijo Paulo Coelho «El mundo esta en manos de aquellos que tienen el coraje de soñar y vivir sus sueños». ¿Quieres ser un@ de ell@s?

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (16 votos, promedio: 4,69 de 5)
Cargando...

Abrir chat