fbpx

Querido lector, comienza el mes de julio y es mi intención disfrutar cada día de este verano, ya plenamente instalado en el hemisferio norte.
La pregunta que me surge es cómo hacer que todo lo bueno que para ti represente el verano, forme parte de cada momento de tu vida.
Cómo traer luz y calor a tu relación contigo y con los demás. Cómo abrir las ventanas de tu corazón y permitir que la brisa de cada experiencia te acaricie soltando el miedo a ser lastimado.
Para ello, te invito a poner, cada día, tu intención en «dejar ir».

¿Qué es Dejar Ir?

Permitir que cada situación siga su curso de forma natural. Abandonar el desgaste que supone resistirse a los cambios consustanciales a la vida. Permitir al agua escurrirse entre tus dedos, pues esa es su verdadera naturaleza.
Estás programado para aferrarte como modo de sobrevivir. Biológicamente cada una de tus células está condicionada para apegarse, en primer lugar, a la vida.
En la infancia necesitamos forjar vínculos sólidos con nuestros progenitores para sobrevivir. Una supervivencia que no solo es física sino también psicológica o emocional. Más tarde el apego nos ayuda a cultivar relaciones de intimidad y amor con los demás.
Todo esto hace que «dejar ir» no sea una de nuestras fortalezas, como seguro que has experimentado más de una vez.

El desafío de la vida. Dejar ir.

Sin embargo, la vida nos trae experiencias que piden a gritos que «dejemos ir».
Vivir nos recuerda que no podemos poseer ni conservarlo todo. Realmente no podemos retener nada, pues nada nos pertenece. Somos peregrinos y estamos de paso, aunque nos resistamos tanto a esta realidad.
Nos aplicamos cremas para conservar la juventud, nos teñimos el pelo aferrándonos a una imagen, somos capaces de condenarnos en relaciones tóxicas o en trabajos que no solo no nos aportan nada, sino que además nos quitan la energía. Todo por miedo al vacío de la pérdida.
Pero ahí está la vida para enseñarnos a crecer. Para recordarnos que la impermanencia es parte de todo. Por lo que desarrollar tu capacidad de soltar o dejar ir, te entrena para vivir.
Soltar nos habla de la práctica del desapego. Te permite abrir el corazón a los demás cultivando vínculos profundos, mientras eres consciente de que estás expuesto al dolor de perderlos.
Todo esto nos trae una gran paradoja. ¿Cómo tejer vínculos fuertes sabiendo que todo es impermanente? ¿Cómo amar lo que encuentras a cada paso, sabiendo que lo vas a perder?
Y este es el juego de la vida. Ambos impulsos o movimientos conviven en cada uno. Son la sístole y la diástole de nuestro corazón. Y la realidad nos dice que la pérdida, tarde o temprano, nos llega a todos.
El mes pasado te hablaba de la importancia de la aceptación. Y es que a medida que tu nivel de consciencia se amplía, eres más capaz de aceptar lo que te trae la vida. Una aceptación íntimamente vinculada a tu capacidad de soltar.

La práctica de Dejar Ir

Toda pérdida nos trae un mensaje clave. Aprender a abrir la mano para dejar ir lo que ya no puede permanecer.
Y sí, esto puede traer un gran dolor. Porque sé que soltar muchas veces duele. Y la vida me ha enseñado que, a veces, duele mucho. Aunque la intensidad del dolor depende, en gran medida, de nuestro nivel de autoconsciencia y de nuestro entrenamiento en la capacidad de soltar.
Por ello, vamos a por un mes de julio en el que comenzar a practicar el «dejar ir».
Para lo que te propongo lo siguiente:

  • Lleva tu atención a los momentos en que te aferras a algo. Puede ser una situación, persona, pensamiento, emoción o incluso una sensación física. Explora si ese apegarte está impidiendo que se abran nuevas posibilidades para ti.
  • Las emociones y pensamientos a los que más nos apegamos suelen estar relacionados con el dolor, la ira y el miedo. Éstos se asientan en nuestras necesidades no satisfechas. Observa qué necesidades estás tratando de cubrir.
  • Nuestras necesidades fundamentales tienen que ver con sentirnos amados, seguros y libres. Tras indagar sobre las tuyas ¿cómo puedes comenzar a darte eso que necesitas en lugar de buscarlo fuera?

Como dice Deepak Chopra «En el proceso de dejar ir, perderás muchas cosas del pasado, pero te encontrarás a ti mismo».
Seguimos compartiendo reflexiones y propuestas de trabajo para hacerte la vida más fácil. El próximo mes te hablaré de una nueva actitud: la Confianza.
Gracias y espero tus reflexiones.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, promedio: 4,82 de 5)
Cargando...

Abrir chat