Y llegamos al mes de octubre, con él se instala el otoño y abrimos el décimo de los retos de este año.

El verano ha dado paso al otoño. Es el momento del desprendimiento. ¿Te sumas al reto del desapego?

Qué es el desapego

La mayoría de las personas entienden mal el concepto de desapego. Lo equiparan con la idea de que “algo no nos importe”. Y desde ese lugar muchos lo relacionan con individualismo, egoísmo, frialdad, etc.

Sin embargo, nada más lejos de esto. Te invito a entender el desapego como “la capacidad de que algo te importe, incluso mucho, desde un lugar de objetividad”.

Cuanto te apegas a un resultado en particular, tienes a controlar y dejas de confiar. Al no admitir un resultado diferente al que previamente decidiste, pierdes flexibilidad, te vuelves rígido o rígida, dejas de escuchar y te cierras a la oportunidad de descubrir nuevas posibilidades y aprender de ellas. En definitiva, te cierras a la vida que es flexible y dinámica, a diferencia de la muerte rígida e inmóvil.

El regalo del desapego

Seguro que puedes recordar un momento de tu vida en el que defendiste con tozudez un punto de vista, que con el paso del tiempo has considerado desde otras perspectivas. De pronto aquello que para ti era inamovible, eso a lo que te aferrabas como si tu vida dependiera de ello, comenzó a cambiar, a adquirir nuevos matices, a enriquecerse. Incluso quizá, gracias a ello, descubrieses que la realidad no es tal, sino que depende del observador que en cada momento eres.

Los apegos nos hablan de expectativas fijas e inamovibles, deseos proyectados sobre otras personas, lugares y situaciones. Cuando te apegas te vuelves controlador y rígido. Dejas de confiar y te esfuerzas por controlar lo incontrolable, lo que obviamente es una locura.

La vida nos enseña la lección del desapego trayéndonos situaciones de pérdida, sucesos inesperados, expectativas truncadas que escapan a nuestro control. Como la pandemia que estamos viviendo durante este año.

Cuando estás desapegado, vives las situaciones con más objetividad y eres capaz de observar tus reacciones emocionales con más calma. Sin verte arrastrado literalmente a adoptar una u otra postura emocional, como una pequeña embarcación azotada por las olas contra los acantilados.

No confundas esto con frialdad o falta de interés por las cosas. Es justo lo contario. Cuando no te ves arrastrado y puedes mantener tu flexibilidad e incluso tu sentido del humor, descubres tu capacidad de que las cosas te importen mucho desde un lugar de objetividad.

El reto del desapego.

Por ello te invito a poner una nueva intención para el mes de octubre. Practicar el desapego.

  • Mira a tu alrededor, observa y aprende de los árboles. Esos grandes maestros que nos regala la naturaleza. Contémplalos firmemente enraizados mientras dejan ir sus hojas sin apegos, sin resistencia.
  • Busca en ellos tu inspiración y considera la posibilidad de observar tus propios apegos. Tanto los del mundo externo: personas, lugares, bienes materiales, etc. como los internos: pensamientos, juicios, emociones, etc.
  • Observa qué cosas te hacen perder el sentido del humor. Allí donde puedes reírte de ti mismo, estás desapegado y te puedes mostrar flexible. Cuando pierdes el sentido del humor la vida te está hablando de un apego. Te regala una oportunidad de comenzar a relativizar.
  • Practica la contemplación de esos apegos, con amabilidad y sin juicio. Aplica Mindfulness o atención plena a tus apegos. Escucha, espera y observa lo que se te va apareciendo. La observación serena y sin juicio te ayudará a desprenderte de esos pensamientos, imágenes y emociones en el mismo momento en que se revelen.
  • Y ábrete a la posibilidad de que las cosas pudieran verse desde diferentes puntos de vista. Ni mejores ni peores, solo diferentes.

Cuando comprendes el verdadero significado del desapego y te animas a cultivarlo en tu día a día, incrementas tu confianza y tu sabiduría.

Ánimo con tu reto, espero tus progresos, dudas y descubrimientos. Sorpréndete de todo lo que eres capaz. ¡A por ello!

Te recuerdo que el equipo de Crearte Coaching, formado por coaches certificados, entre los que nos encontramos profesionales de la educación y de la empresa, pedagogos y psicólogos, te deseamos coraje, consciencia y sabiduría para tu vida. Y para temas relacionados con tu salud, te invitamos a consultar con un especialista en la materia.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Abrir chat