El inicio del mes de septiembre es un momento que presenta ante cada ser humano un nuevo horizonte de preguntas vitales que cada protagonista puede responder para empezar a andar este nuevo camino. La escritura es un recurso de apoyo que puede complementar el potencial de la experiencia vivencial de un proceso de coaching. Pero este es un ejercicio que cualquier persona puede practicar al margen de esta vivencia. Un diario de gratitud es un detalle que puedes tener contigo mismo. Un regalo de autoconocimiento. En Crearte Coaching te proponemos diez buenos motivos para emprender esta experiencia creativa.

1. Poner en valor lo extraordinario de cada día

Mediante este ejercicio de escritura creativa puedes poner el foco de atención en tus motivos de gratitud. Mediante la escritura das visibilidad a detalles que tal vez de otro modo pasan más desapercibidos en el ritmo de la inmediatez de cada día. Al compás de la escritura puedes revivir lo vivido desde la luz de una palabra que inspira tanta felicidad: gracias.

2. Crear un hábito

Mediante la rutina de escribir un diario de gratitud al que dedicas un tiempo semanal puedes alcanzar la meta de hacer de este concepto una filosofía práctica. Es decir, cultiva la fortaleza de la gratitud en el presente para que esta visión también forme parte de tu futuro.

3. Antídoto frente a la queja

Cómo interpretas la realidad del ayer, el hoy o el mañana influye en cómo te sientes en el encuentro con esta línea del tiempo. En el viaje de la vida puedes experimentar la ilusión de las expectativas cumplidas. Pero también puedes vivir la situación opuesta. Los motivos para el optimismo pueden convivir en un mismo periodo de tiempo con las dificultades. Sin embargo, la gratitud es un antídoto frente a la desmotivación o la negatividad. Este sentimiento pone en valor los motivos para el optimismo. Además, alimenta la esperanza en la superación de los obstáculos.

4. Pasar página

Un diario de gratitud está formado por distintas páginas. La escritura avanza al igual que la propia vida. El gesto de comenzar a escribir sobre un folio en blanco puede ser una metáfora del propio presente de la existencia cuando ante un nuevo amanecer la gratitud presenta ante ti un escenario de desarrollo personal. La gratitud te ayuda a pasar página sin quedarte estancado en el ayer.

5. Tiempo de calidad

Mediante la escritura de un diario de gratitud puedes pasar tiempo a solas. Te haces compañía, te relacionas contigo mismo en este viaje de las palabras. Palabras que tienen tu propia voz. Salen de ti y vuelven a ti. En este contacto directo con la escritura puedes encontrar un espacio para reflexionar sobre aquello que es verdaderamente importante para ti.

6. Generar cambios significativos en tu vida

Con frecuencia, el verdadero cambio en la realización personal parte de la transformación interna. La gratitud suma felicidad a tus relaciones personales, pero también mejora la relación de amistad que tienes contigo.

7. Describir con palabras la realidad

Un instante no solo puede quedar inmortalizado desde la óptica visual de una fotografía, las palabras dibujan un contexto de situación mediante la descripción de un diario de gratitud que puedes volver a releer en el futuro. De este modo, podrás viajar en el tiempo a través de aquellas palabras que tú mismo escribiste en un momento específico del ayer.

8. Un ejercicio sencillo y práctico

Escribir un diario de gratitud es un ejercicio de una metodología sencilla. Pero, además de ello, cuando mantienes tu compromiso con este objetivo observas los resultados que este espacio de autoconocimiento produce en tu vida al incrementar tu alegría.

9. Gestión del tiempo

Quizá en algún momento has sentido la velocidad de los días pasando en el calendario. Mientras, tú mismo sigues inmerso en ese ritmo. La escritura de un diario de gratitud te ayuda a potenciar la gestión del tiempo. Encuentras tiempo para ti y pones en orden las prioridades de cada día. La gratitud aumenta cuando das valor a aquellos motivos de ilusión que son significativos para ti. Pero para que eso ocurra, es positivo que encuentres tiempo para agradecer estas vivencias, en lugar de dar por supuesto aquello que tal vez eches de menos si se produce algún cambio al respecto.

10. Autenticidad

Tu historia de vida es única en cada edad. Un diario de gratitud es un reflejo de la autenticidad de aquellas palabras que tienen tu voz, pero al mismo tiempo, estas palabras también te transforman. Nadie puede escribir por ti este diario que tiene tu creatividad, tu punto de vista y tu sensibilidad.

Por tanto, un diario de gratitud es un ejemplo de herramienta que te ayuda a conocerte a ti mismo. En Crearte Coaching compartimos contigo estos diez buenos motivos para escribir este diario tan especial que es un reflejo de tu propia historia. ¿Cuál sería la primera frase que te gustaría escribir en este diario? ¡Muchas gracias por participar en el blog!

Foto – Pexels

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Abrir chat