Cómo cambiar tu pensamiento para ser feliz

Durante un proceso de coaching, el cliente puede modificar su punto de vista concreto sobre un asunto determinado. Y este cambio de perspectiva que ayuda a poner luz en un punto en concreto, puede ser determinante para afrontar con confianza un obstáculo.

La visión personal de las circunstancias externas está marcada por la subjetividad. ¿Cómo puedes reinterpretar tu realidad para ser feliz?

1. La escritura es una herramienta terapéutica para poner en orden las ideas. Para cambiar la perspectiva sobre un asunto concreto puedes realizar el ejercicio de escribir en tu diario el suceso describiendo tu percepción sobre el mismo. Escribe en detalle todo aquello que necesites expresar.

Guarda el diario durante dos o tres días y vuelve a releer aquello que has escrito. Subraya en un color llamativo aquellas partes del texto que reflejan meras interpretaciones subjetivas, es decir, hipótesis y suposiciones. Este ejercicio puede ser positivo para no convertir hipótesis subjetivas en verdades absolutas.

2. En ocasiones, las personas están tan ocupadas que inmersas en el ritmo cotidiano arrastran la creencia irracional de que no tienen tiempo de pararse a pensar con objetividad sobre un asunto concreto. El tiempo no es una posesión sino una realidad que trasciende. El tiempo no se posee sino que se gestiona.

En ese caso, para cambiar la interpretación de la realidad es muy importante dar rienda suelta a la pereza que te permite perder la noción del tiempo. Es decir, te ayuda a conectar con el presente. Cuando tu atención está puesta en el ahora, la interpretación de la realidad también es distinta porque los miedos aumentan al vivir más en el futuro que en el ahora.

3. La familia es uno de los pilares más importantes en la vida de una persona. Cuando haya un problema que te preocupe especialmente y estés indeciso al no saber cuál es la solución más adecuada. En ese caso, piensa en qué persona de tu familia admiras especialmente por su valentía y capacidad de decisión.

En ese caso puedes preguntarte: ¿Qué haría esa persona en caso de que estuviese en mi situación? En el contexto familiar donde la diferencia de edad ofrece la posibilidad de establecer relaciones personales marcadas por el diálogo intergeneracional, también cobra sentido el valor del mentoring. Las personas jóvenes pueden nutrirse de los consejos de sabiduría de las personas mayores.

4. Imagina que eres el autor de una novela y te encuentras ante el reto de escribir un libro: ¿Cómo modificarías el argumento de la historia en la ficción en caso de que el asunto real que te afecta fuese centro de la trama?

5. Viaja a través del tiempo para conectar con tu niño interior y recordar los ingredientes esenciales de la vida en aquella etapa: la inocencia, la creatividad, la improvisación y el juego. Te animo a responder a esta pregunta: ¿Cómo puedes poner en práctica estos ingredientes a día de hoy? ¡Conecta con la parte lúdica de la vida!

6. No siempre es fácil relativizar la fuerza de las ideas negativas que vienen acompañadas por términos de carácter absoluto del tipo siempre, todo, nunca o nada. Sin embargo, un primer paso para relativizar su fuerza es cuestionar la validez de estas ideas, es decir, ponerlas en duda entendiendo que existen muchas excepciones a la norma y que cuando clasificamos la realidad en compartimentos estanco estamos cortando nuestras alas.

7. Tomar la iniciativa de hacer un proceso de coaching para cambiar la perspectiva respecto de una realidad concreta es un paso muy importante en aquellas personas que se encuentran inmersas en un proceso de cambio y desean contar con el asesoramiento de un profesional.

8. En ocasiones, las personas se encierran en sí mismas cuando tienen un problema. Sin embargo, el gesto de amistad de hablar con un amigo sobre una preocupación personal ayuda a tener un feedback distinto del punto de vista propio. La conversación con un amigo ayuda a visualizar que existen distintas interpretaciones sobre un mismo hecho.

9. Haz caso de la sabiduría popular. Tras un día de duro trabajo y de cansancio, recuerda que mañana será otro día y lo verás todo de otra forma tras haber dormido bien. La relación entre cuerpo y mente es constante. Cuidar de ti mismo también te ayuda a sentirte mejor.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…