Llega noviembre y te invito a sumarte a un nuevo reto.

En estos días son muchas las noticias que nos causan estrés emocional. Todos estamos viviendo momentos de preocupación, inquietud, frustración, dolor, y un largo etcétera de emociones desagradables. Hay veces que tengo la sensación de que esto no va a acabar nunca y me empieza a pesar.

Sin embargo, cada vez que esto sucede, me invito y te invito, a tener presente que donde pones tu atención diriges tu energía. La atención es un extraordinario instrumento con el que puedes elegir dónde mirar en cada momento. Y sea lo que sea aquello que capture tu interés, cuando te des cuenta, con amabilidad y determinación, redirige tu atención a algo que te aporte un mayor bienestar emocional.

Por ello y para contribuir a que entre todos generemos esa energía positiva que tanta falta nos está haciendo, te invito a sumarte este mes al reto de la generosidad.

La generosidad y la ley del equilibrio

La teoría de sistemas nos habla de que para que un sistema funcione saludablemente debe existir un equilibrio entre el dar y el recibir. Si éste no existe, el sistema se rompe tanto por dar en exceso como por recibir de más.

Tanto en los sistemas familiares como organizacionales existe una especie de contabilidad interna de quién le dio o negó qué a quién. Los balances desequilibrados entre el dar y el recibir, generan malestar en las personas y nos llevan a buscar compensación, aunque sea inconscientemente.

Cuando esto no se cumple, llega un momento en que una de las partes se cansa y el equilibrio se rompe. Seguro que has vivido esto en diversos ámbitos de tu vida como la pareja, amistades, trabajo, etc.

A través del intercambio entre dar y tomar, se crean vínculos entre nosotros.

La generosidad y la ley del dar

La ley del dar también nos habla de cómo el universo opera mediante un intercambio dinámico entre el dar y el recibir. Cuando damos generosa y libremente, los dones que la vida nos regala a cambio son inagotables.

Nuestro propio cuerpo funciona mediante un intercambio fluido con todo lo que le rodea. El oxígeno que nos ofrece el aire, el calor del sol, la humedad del agua que permite crecer a los alimentos que después nos nutrirán, y un largo etcétera.

De este modo, la ley del dar es muy simple. Si quieres alegría, ofrece alegría. Si deseas paz, ofrece paz. Si anhelas amor, mira a los demás amorosamente.

Te invito a vivir desde hoy la máxima “Hoy y cada día, doy lo que quiero recibir”.

La práctica del mes

Dar con generosidad es el mejor regalo de todos. El lenguaje del universo es el intercambio entre dar y recibir. Donde no existe intercambio no existe vida. La generosidad es la mejor actitud en las dos partes del intercambio, la del dar y la del recibir.

Para llevar esta actitud a tu vida diaria, te propongo practicar la generosidad conscientemente durante este mes.

Dirige tu atención a las oportunidades que surjan donde puedas practicar la generosidad contigo y con los demás. Observa como te relacionas con ella y que diferencias percibes entre la generosidad hacia ti y hacia las otras personas.

Aprovecha cada día para regalar sonrisas, palabras amables, ceder el paso o la palabra, ofrecer tu apoyo, escuchar de forma desinteresada o lo que tú elijas.

Y si, además, eres coach o estudiante de coaching, te invito a llevar tu atención a cómo cultivas la generosidad en tus conversaciones de coaching.

Ánimo con tu reto, espero tus progresos, dudas y descubrimientos. Sorpréndete de todo lo que eres capaz. ¡A por ello!

Te recuerdo que el equipo de Crearte Coaching, formado por coaches certificados, entre los que nos encontramos profesionales de la educación y de la empresa, pedagogos y psicólogos, te deseamos coraje, consciencia y sabiduría para tu vida. Y para temas relacionados con tu salud, te invitamos a consultar con un especialista en la materia.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Abrir chat