¿Para qué sirve aprender coaching? 3 grandes lecciones -

La finalidad del coaching está directamente relacionada con la motivación principal de aquel que inicia un curso de esta temática o un proceso personalizado. A partir de nuestra experiencia profesional en Crearte hemos observado que existen tres perfiles de alumnos diferenciados. ¿Para qué sirve el coaching? Respondemos a esta cuestión describiendo las motivaciones y características de estos tres casos habituales.

Personas que quieren ser coaches profesionales

Muchas personas deciden emprender esta formación a partir de su vocación. Es decir, quieren enfocar su carrera laboral en esta dirección; pudiendo poner en práctica sus conocimientos y habilidades sobre la materia. Destaca, especialmente, la ilusión de aquellas personas que deciden reinventarse a nivel profesional por medio de este plan de acción con el que imprimen una nueva dirección a su vida laboral.

Estos profesionales desean alcanzar la mejor preparación para poder diferenciarse frente a la competencia. Pero, principalmente, para adquirir una cualificación de excelencia con la que construir una marca personal sólida.
Quienes hacen cursos de coaching con una expectativa profesional, tienen una motivación clara: encontrar trabajo, mejorar sus opciones laborales, ofrecer sus servicios a otras empresas o montar su propia consulta de coaching.

Habilidades de liderazgo y desarrollo de personas

Existen personas que quieren reforzar la motivación de su equipo por medio de la aplicación de técnicas de liderazgo y coaching sistémico. Este propósito también está vinculado con lo laboral; pero atendiendo de un modo especial a los recursos humanos. Las empresas son cada vez más conscientes de que el cuidado de las personas aumenta sus niveles de felicidad. Y esto mejora su propia productividad.

Términos como el salario emocional, resolución de conflictos, inteligencia social, empoderamiento, escucha activa, asertividad, empatía, clima organizacional y motivación externa son claros ejemplos de que, al margen de la actividad principal a la que se dedica una empresa, estos elementos son necesarios en cualquier tipo de proyecto. En este caso, el coaching tiene una misión universal al ser constructivo en cualquier sector.

Aquellas personas que ocupan puestos de responsabilidad pueden buscar herramientas de coaching para impulsar a cada empleado en su propio crecimiento.

Coaching para el desarrollo personal

También abundan los casos de personas que emprenden el viaje del autoconocimiento y la introspección. Una experiencia de coaching con la que buscan hacer cambios que mejoren su calidad de vida. El propósito de la felicidad es inherente a cualquier edad. Por esta misma razón, personas de distintas edades tienen inquietudes en relación con asuntos humanos. Por ejemplo, cumplir un propósito. También puede darse el caso de que una persona tenga un nivel de insatisfacción considerable con su vida. Sin embargo, esta visión es tan abstracta que parece abarcarlo todo.

El protagonista sabe que no se encuentra en el punto en el que desea. Sin embargo, no identifica exactamente cuál es la causa del bloqueo. En definitiva, la persona inicia un curso o un proceso de coaching con preguntas importantes sobre sí misma y se posiciona a la expectativa de encontrar la respuesta en busca de un crecimiento interior que sume luz a la existencia.

¿Para qué sirve el coaching?

Sin embargo, que alguien comience un proceso de coaching con una motivación personal no significa que la aplicación vivencial de las nuevas herramientas y habilidades no pueda tener relación directa en el ámbito laboral. Por ejemplo, si una persona quiere mejorar su nivel de autoconfianza o desarrollar una nueva actitud, esto también puede notarse en otros procesos. Por ejemplo, la búsqueda activa de empleo, el networking, el emprendimiento o la construcción de la marca personal.

¿Para qué sirve el coaching? La respuesta a esta pregunta, como puedes comprobar, depende de la finalidad. Que existan distintos perfiles enriquece esta disciplina que conecta con la diversidad de lo humano. Más allá de las particularidades de cada caso, el coaching sirve en estas tres situaciones para posicionar a la persona en un rol de protagonista de su presente. Esto impulsa su evolución a partir de la creatividad vital que invita a abrir nuevas puertas. Puertas que se abren donde antes no existían o solo eran una mera posibilidad.

¿Y cuál es tu motivación principal para aprender coaching? ¿Con cuál de estos ejemplos te sientes identificado? En nuestro Taller Descubre el Coaching puedes desarrollar todo el potencial de esta disciplina.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

×
Descubre cuáles son las tres razones más poderosas para aprender coaching.