La autoconfianza es una actitud que no aparece reflejada por escrito en el currículum. De hecho, muchos profesionales con una trayectoria sólida y una formación respaldada por títulos de valor sufren lo que se conoce como el síndrome del impostor: el candidato no da valor a sus propios méritos.

En un contexto laboral tan competitivo como el actual conviene destacar que, en ocasiones, la diferencia entre el candidato ideal y aquel que ha llegado a la fase final del proceso de selección puede no residir en su currículum sino en una cualidad personal como el carisma, las habilidades sociales, su saber estar o su autoestima alta.

Y sin embargo, cuando estamos en un proceso de búsqueda activa de empleo también afrontamos obstáculos que pueden afectar a nuestra propia autoconfianza. Por ejemplo, tenemos que mantenernos motivados cuando enviamos muchos mensajes a distintas empresas y, sin embargo, recibimos muy pocas respuestas a nuestra autocandidatura. Debemos extraer un mensaje positivo incluso cuando hacemos entrevistas sin ser elegidos. Buscar trabajo es un empleo en sí mismo.

Debemos perseverar cuando buscamos ofertas de empleo en las que pueda encajar nuestro perfil y encontramos ofertas de empleo que solicitan una lista de requisitos que parecen imposibles de cumplir por un solo candidato. Lejos de interpretar estos obstáculos con una perspectiva negativa, te ayudarán a darte cuenta de tu propia capacidad para solventarlos.

1. Ilusiónate desde el mismo instante en el que has tomado la iniciativa de apuntarte a una oferta de empleo publicada en una bolsa de trabajo o cuando has presentado tu currículum por iniciativa propia en una empresa. La ilusión es ese motor que te lleva a estar permanentemente conectado con tu objetivo. Evidentemente, la ilusión tiene altibajos, sin embargo, cuanto más proactivo seas en la búsqueda activa de empleo, tú mismo estarás generando la ilusión en tu vida.

2. Para mantener la autoconfianza en una entrevista de trabajo también es muy recomendable que previamente hagas un filtro de los sectores profesionales en los que te gustaría acotar tu búsqueda. Elige sectores en los que ya sea por formación, por experiencia o por cualidades personales consideras que puedes desarrollarte profesionalmente en ese área en concreto. De lo contrario, cuando un candidato se encuentra en la situación de hacer una entrevista de trabajo para un tipo de puesto para el que no se siente preparado, es muy probable que el nivel de autoconfianza se resienta.

3. La vida laboral fluye constantemente, por esta razón, cuanto más enfocado vivas en el presente, más posibilidades tienes de proyectar tu talento laboral. En relación con este punto, es importante reforzar la búsqueda de trabajo en aquellos periodos que ofrecen un incremento de la demanda. Por ejemplo, la temporada de verano es una oportunidad para encontrar empleo durante esos meses en los que otras personas están de vacaciones.

4. Es conveniente que durante una entrevista de trabajo vistas prendas básicas de tu fondo de armario. Ropa con la que siempre te sientes cómodo y favorecido en ocasiones especiales en las que no sabes muy bien qué ponerte. Un traje de chaqueta negro siempre es una buena inversión atemporal.

5. Pierde el miedo al miedo: ¿Cómo se consigue esto? Intentando mantener una rutina de vida habitual incluso en esos días de entrevistas. No paralices tu ritmo por quedar a la espera de conocer el resultado de esa entrevista. Recuerda tu etapa de estudiante cuando continuabas con la asistencia a clase incluso cuando estabas a la espera de saber la nota de tu último examen.

6. No existe un único tipo de inteligencia. Si tienes claro cuál es tu talento y te enfocas en potenciarlo tienes muchas posibilidades de interiorizar una autovaloración alta de ti mismo. Y esta autoestima es clave en la autoconfianza de una entrevista de trabajo.

7. Una vez finalizada cada entrevista de trabajo es recomendable que anotes en un diario de seguimiento, qué objetivos has cumplido. Si interpretas la realidad desde la perspectiva “todo o nada” sientes un peso emocional muy importante. Sin embargo, si aprendes a valorar que incluso aunque no hayas sido elegido has superado con nota otros puntos clave, entonces, conviertes cada experiencia en un aprendizaje.

8. Si el entrevistador te pregunta cuáles son tres virtudes que te gustaría destacar de ti mismo, evita recurrir al perfeccionismo como un supuesto don porque además de resultar una respuesta muy típica en estas pruebas, el perfeccionismo no muestra una virtud sino una carencia.

9. La autoconfianza aumenta en grado proporcional al tiempo que has dedicado a preparar dicha entrevista buscando información sobre la empresa a través de su página web, releyendo en varias ocasiones tu propio currículum y calculando el tiempo que tardarás en llegar desde tu casa hasta la empresa.

10. Tu autoconfianza en la entrevista de trabajo se resiente cuando comienzas a dar rodeos para evitar dar una respuesta clara a las preguntas del entrevistador.  Optimiza el lenguaje para sumar claridad y asertividad.

Si quieres estar informado de las actividades llevadas a cabo en Crearte, Tu Escuela de Coaching y Desarrollo Emocional, puedes suscribirte a la newsletter para recibir en tu correo electrónico todas las iniciativas. La formación en PNL puede ser una inversión en tu propio desarrollo profesional. Un proceso de coaching también puede ayudarte a tomar conciencia de que nadie puede llegar a conocerte tan bien como tú mismo. Y este autoconocimiento es clave para una autoconfianza sólida en la entrevista de trabajo en particular y en la vida en general.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…