Muchas personas inician un proceso de coaching con el propósito de elaborar un plan de búsqueda activa de empleo. La búsqueda de trabajo es un trabajo en sí mismo. Una tarea que requiere de constancia, disciplina y dirección clara (es indispensable mantener el foco para evitar la dispersión en las tareas).

En este nuevo post del blog de Crearte Coaching, enumeramos diez errores que conviene  evitar al buscar trabajo:

1. Evita el error de enviar un mismo currículum a todas las empresas con las que contactas. Enviar un mismo currículum a todos los contactos aporta un ahorro de tiempo, sin embargo, esta forma de comunicación en la que no se tiene en cuenta al destinatario, resulta un tanto impersonal.

2. Uno de los fallos más frecuentes que cometemos en esta situación es la de desmotivarnos por no observar resultados visibles a corto plazo en forma de entrevistas de trabajo. Puede que tengas que enviar muchos currículums antes de que te llamen para una entrevista. Al igual que puede ocurrir que una empresa te llame meses después de que has contactado con ella para concertar una entrevista.

3. Infravalorar el valor del networking al considerar que esta red de relaciones solo es valiosa para emprendedores y autónomos. La realidad es que el networking como esencia de colaboración, es importante para cualquier persona, al margen de cuál sea su situación. Desde un punto de vista básico, tener contactos te permite poder compartir intereses comunes con esas personas y también, información. Por ejemplo, un contacto puede informarte sobre cursos, libros y talleres de formación vinculados con tu sector profesional. El conocimiento siempre suma cuando se comparte.

4. No puedes centrar la búsqueda de empleo únicamente en las ofertas publicadas en bolsas de trabajo online. También es muy importante que des valor a la autocandidatura y te presentes en aquellas empresas a las que te gustaría sumar tu talento como un valor. ¡No pierdes nada por intentarlo! Un error frecuente es el de no dar un paso por considerar que no va a darnos ningún resultado (anticipación negativa de la realidad). En relación con los días de la semana más propicios para enviar un currículum, es conveniente hacerlo el martes, el miércoles y el jueves en horario de mañana.

5. Enviar un currículum sin estar seguro de qué dirección es la adecuada. Y es que, no siempre este dato queda claramente indicado en la página web de una empresa. Sin embargo, puedes tomar la iniciativa de llamar por teléfono para que te faciliten este dato.

6. En un contexto de crisis, podemos cometer el error de focalizarnos en exceso en lo negativo de la inestabilidad laboral y de la menor oferta de empleo. Lo más importante es que cada candidato se concentre en aquello que depende de sí mismo, aquello que puede controlar.

7. Muchas personas dan un valor excesivo al currículum, como si esta carta de presentación tuviese un valor absoluto. Lo cierto es que existen muchos detalles que no dependen de la formación, como por ejemplo, la actitud proactiva, la amabilidad en el trato, la capacidad para trabajar en equipo, el carisma personal o el liderazgo. Por tanto, cuando acudes a una entrevista de trabajo, recuerda que tú eres tu verdadera carta de presentación. Aprovecha ese momento para dejar huella: tu propia esencia.

8. Otro error que no debes cometer es el de postularte a una oferta de empleo sin haber leído toda la información de la misma. Es mejor filtrar la búsqueda con un criterio.

9. Así como el currículum no lo es todo, tampoco la formación está vinculada únicamente con competencias técnicas. Cada vez son más los profesionales que asisten a cursos de coaching y PNL con el objetivo de obtener recursos para mejorar su marca personal.

10. Tener un sentido equivocado de la superación. En un proceso de selección, no te compares con tu competencia (los otros aspirantes que optan al puesto). Mide tu evolución a partir de ti mismo. Algunas personas interpretan un proceso de selección únicamente en términos de resultados pragmáticos: “he sido seleccionado-no me han elegido”. Te invito a plantearte estos procesos como una escuela de coaching en sí misma que te permite entrenar tus habilidades para hablar en público, potenciar el uso adecuado de la retórica, identificar tu punto débil y potenciar tus fortalezas.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 3,00 de 5)
Cargando…