¿Qué es el Eneagrama?

Entendemos por Eneagrama un mapa de la personalidad, un sistema de autoconocimiento que describe nueve patrones de personalidad y nueve caminos de desarrollo personal.

El Eneagrama identifica 9 tipos de personalidad básicos que se van formando a lo largo de los primeros años de nuestra vida partiendo de un legado genético que vamos modelando influidos por nuestro entorno. Estos nueve tipos se suelen denominan eneatipos.

El Eneagrama, tal y como lo conocemos actualmente en Occidente, tiene probablemente sus orígenes en el sufismo (el ala mística del Islam). Autores como George Ivanovitch Gurdjieff y Oscar Ichazo fueron elaborando diferentes trabajos de síntesis para llegar a lo que actualmente entendemos por eneagrama. Otros de los varios autores que han ido contribuyendo a su estudio y enriquecimiento son Richard Riso, Russ Hudson, Helen Palmer, Claudio Naranjo, David Daniels, Dhiravamsa, etc.

Etimológicamente la palabra eneagrama procede del griego. Donde ennea significa nueve y gram significa una figura o algo escrito. En geometría se denomina eneagrama a una estrella de nueve puntas. De ahí que este sistema de personalidad, Eneagrama, se represente mediante una estrella de nueve puntas dentro de un círculo que representa la unidad.

El Eneagrama es una herramienta muy poderosa que nos provee de una enorme cantidad de material descriptivo con el que podemos trabajar sobre nosotros mismos. Nos suministra una guía para el descubrimiento y la aceptación de nuestras mayores limitaciones, siempre y cuando exista primero un propósito de trascenderlas, y nos faculta la respetuosa comprensión de las de los demás. Al mismo tiempo nos orienta hacia los lugares donde se encuentran nuestras más grandes potencialidades y talentos que a veces continúan sin desarrollarse.

En última instancia, el propósito fundamental de este sistema es el de lograr un conocimiento de uno mismo que nos permita salirnos de la espiral en que nos encontramos, parcial o totalmente sumergidos, repitiendo el mismo guión una y otra vez y cosechando resultados muy similares.

Es muy útil para identificar y clarificar nuestro funcionamiento psicológico además de ser utilizado como un método de auto-observación y estudio dentro de un contexto psicoterapéutico, o de un trabajo de realización y desarrollo personal.

Algunas preguntas que nos podemos hacer:

¿Para qué sirve?

La finalidad del Eneagrama es ayudarnos a mejorar nuestro autoconocimiento de la manera más clara y nítida, de los puntos fuertes y de los puntos de mejora de nuestras potencialidades, así como, de aquellos aspectos que pueden obstaculizar nuestra transformación o desarrollo individual.

Al conocer cómo funcionamos por dentro, somos capaces de detectar nuestros automatismos y de saber qué está pasando en nuestro interior. Y lo más importante, hacia dónde nos está llevando.

Detectar y actuar sobre nuestros mecanismos de defensa, nuestros puntos ciegos o nuestras debilidades, nos permite despejar el camino hacia nuestro desarrollo.

El eneagrama de la personalidad nos ayuda a comprender nuestra individualidad dentro de un sistema social, nuestras relaciones con los demás, los vínculos que generamos, etc. De modo que puede ayudarnos a mejorar nuestra  comunicación con los demás y establecer unos lazos mucho más fuertes ellos.

¿En qué más nos ayuda el eneagrama?

Nos ayuda a comprender la caja limitadora de nuestra personalidad, dentro de la estamos todos. Identificándola, nos da la posibilidad de salir de ella o, como mínimo, de comprenderla y aumentar su tamaño. Entender como nos restringimos, de forma automática e inconsciente, tiene gran importancia para el desarrollo de nuestras relaciones y para llevar una vida más plena.

¿Cambia nuestro tipo de personalidad a lo largo de nuestra vida?

No, nuestro tipo de personalidad no cambia.

¿Cambian las características de los tipos en función del sexo, nacionalidad, nivel cultural, edad, etc.?

El tipo de personalidad es universal. Es independiente del sexo, la nacionalidad, el nivel cultural, etc.

¿Hay tipos mejores y/o peores?

El número de cada tipo tiene un valor neutral. No hay un ranking de los tipos. Ninguno es mejor o peor que otros.

¿Somos un tipo puro?

Hay una parte de cada tipo en cada uno de nosotros, aunque hay un tipo predominante.

¿El eneagrama es para cualquier persona?

Puede que existan personas que no desean cuestionarse cosas sobre si mismos. El eneagrama es para todos aquellos dispuestos a realizar cambios en si mismos, que desean cuestionar sus experiencias y crecer como personas. Para ello es necesario unas altas dosis de honestidad, apertura, curiosidad y auto cuestionamiento de nuestros pilotos automáticos.

¿Cómo puedo ayudar a mi entorno con el eneagrama?

Cuando hemos adquirido una conciencia individual y trabajado en nuestra piel el camino del eneagrama, podemos apoyar a otros solo si nos lo piden expresamente. En necesario respetar los momentos vitales de cada persona y su proceso y ritmo de  desarrollo individual.

Aunque Indudablemente podemos, desde nosotros mismos, generar una diferencia en nuestras relaciones y mejorar de manera significativa nuestra manera de comunicarnos con los que nos rodean y con nuestro entorno. El cambio parte de uno mismo.

¿Pertenece el eneagrama a alguna religión, puede entrar en conflicto con mis creeencias?

Es tan solo una herramienta, neutra. No se asocia con ninguna religión o dogma. Es un modelo de autoconocimiento consciente de desarrollo personal.

Podemos comprender el Eneagrama como un Mandala en movimiento; reconocernos en un número no debe ser en caso alguno la meta de este viaje a nuestro interior. Todos los números habitan dentro de nosotros esperando que se den las condiciones propicias para manifestarse. Podemos entender el Eneagrama como una travesía, en la cual vamos creciendo como personas al incorporar a nuestra personalidad aspectos que solemos negar y rechazar cuando insistimos en definirnos como seres estáticos.

En la figura del Eneagrama, podemos imaginar que el círculo representa la totalidad de aspectos que podemos escoger integrar a nuestra personalidad, al manifestarnos como el ser humano que somos.

Cada número nos aporta algo y cada uno tiene una enseñanza para regalarnos. Privarnos de una de ellas, negándola o enjuiciando, sólo nos privará de enriquecer nuestra personalidad reconociendo la multiplicidad de facetas que conviven en nuestro interior.

Somos seres totales. Sin embargo, por diversos motivos, escogemos ser sólo parte de esa totalidad y negamos otras partes que usualmente sepultamos en la profundidad de nuestra personalidad; mientras más negamos una parte nuestra, más poder adquiere y se nos termina presentando en sueños o en personas que ¨accidentalmente¨ se cruzan en nuestro camino. Frases del tipo ¨yo nunca haría tal o cual cosa¨ o ¨yo siempre he sido de esta forma¨ son una clara muestra del esfuerzo que hacemos por fraccionarnos y limitarnos. Comprender y reconocer que los absolutos no existen es un alivio y nos llena de entendimiento y compasión, por aquel que hemos declarado tan diferente a nosotros mismos.

En el camino de reconocernos es interesante ir integrando aquellos aspectos que hemos estado negando por mucho tiempo. Por eso podemos ver el Eneagrama como un recorrido circular en el que cada número es una estación de la cual podemos traernos algún aspecto para integrar en nuestra personalidad y, aunque tenemos una estación favorita en la que disfrutamos quedarnos más a menudo (nuestro Eneatipo), en realidad todos los números nos dicen algo sobre nosotros mismos.

Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras.

Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos.

Cuida tus actos, porque se convertirán en tus hábitos.

Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu carácter.

Y tú carácter marcará tu destino.

Direcciones interesantes:

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…