El coaching es una herramienta muy importante de apoyo emocional, sin embargo, existen más paralelismos de los que a veces pensamos entre la amistad verdadera y el acompañamiento emocional.

Durante las fiestas de Navidad vivimos reencuentros personales que ojalá no queden en un hecho anecdótico sino que sean ocasión de más momentos vividos en 2016.

Para explicar lo que yo llamo el efecto coaching de la amistad, en primer lugar, me gustaría concretar en qué tipo de relaciones se produce este feedback positivo.

En aquellos vínculos en los que sientes que otra persona te conoce de verdad, te acepta tal y como eres y te hace bien con su compañía, te ayuda a crecer con su presencia en tu vida. El valor del mentoring es más visual en la amistad si pensamos en el caso de amigos que tienen diferencia de edad y la persona mayor aconseja a partir de su experiencia de vida al amigo más joven que se nutre de estas enseñanzas. ¿Qué efectos de coaching produce la amistad?

1. El valor de las preguntas es visible en un encuentro entre amigos que quedan para charlar en un plan que prioriza la conversación, por ejemplo, tomar un café o dar un paseo. Estas preguntas abiertas producen un intercambio de ideas y opiniones. Pero en muchos momentos de la charla, uno de los amigos realiza preguntas y potencia su escucha activa para comprender la vivencia del otro.

2. Otro de los puntos en común entre una sesión de coaching y la amistad verdadera es la confianza. Cuando compartes tus confidencias con tu mejor amigo, te sientes bien porque no dudas de su palabra. Y dicha fe en el respeto del otro hacia nuestra propia intimidad es fundamental para abrir nuestro corazón igual que hacemos en una sesión de coaching.

3. El simple hecho de hablar por teléfono con un amigo nos ayuda a tener una perspectiva distinta de una situación que nos bloquea. Al igual que en el contexto de una sesión de coaching podemos valorar distintas alternativas de actuación para abordar un hecho específico.

4. La esencia del coaching es el empoderamiento destinado a hacerte tomar conciencia de tu propio valor. En relación con este sentido, la amistad verdadera también te ayuda a darte cuenta de tu propia luz. Las personas más importantes de nuestra vida, aquellas que marcan nuestro destino en positivo, nos ayudan a darnos cuenta de quiénes somos a partir de su presencia cuyas palabras nos inspiran autoconfianza y superación. Con un amigo de verdad nos sentimos libres y sin ningún tipo de máscara (pose o apariencia superficial).

5. En un proceso de coaching tan significativas pueden ser las palabras como los silencios que se convierten en una invitación hacia la reflexión. Mientras que en esos silencios de ascensor podemos llegar a sentimos incómodos cuando vamos acompañados por desconocidos, por el contrario, la amistad verdadera se siente precisamente en esa agradable presencia de los silencios compartidos que resultan tan constructivos y gratificantes. Es la sabiduría emocional de no tener que llenar con ruido constante cada minuto.

6. Otro de los puntos comunes entre la amistad real y un proceso de coaching que parte de una implicación plena por parte del cliente es la sinceridad. Es decir, la confianza entre dos amigos se acaba rompiendo a partir de las mentiras frecuentes y un proceso de coaching no da resultados cuando el cliente se engaña a sí mismo, dosifica la información y oculta ciertos datos por temor a ser juzgado por el coach. Platón dice: “Hay que tener el valor de decir la verdad, sobre todo cuando se habla de la verdad”.

No todas las personas hacen un proceso de coaching a lo largo de su vida pero ojalá que todos sí tengamos al menos un amigo de verdad en nuestra historia personal. Alguien en quien confiar plenamente y con quien compartir momentos rutinarios e importantes. Y de este modo, de un modo indirecto, también estaremos recibiendo algunos de los beneficios que ofrece el coaching aunque el medio utilizado sea distinto.

Ojalá que el nuevo año te regale momentos de amistad sincera, palabras de esperanza, compañías felices, abrazos inmensos y diálogos que fluyen de alma a alma. ¡Muchas  gracias por tu visita y Feliz Año Nuevo!

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…