Diferencias y semejanzas entre el coaching y el mentoring

El coaching y el mentoring son dos de las herramientas de ayuda más importantes para reforzar el proceso de crecimiento personal. Éste es, precisamente, el principal punto en común entre ambas disciplinas. El coach utiliza el método de la pregunta como principal punto de apoyo para potenciar la reflexión interior en el coachee. Una pregunta actúa como un punto de luz. Por su parte, la relación entre el mentor y el alumno se basa en el diálogo y la conversación. Desde el punto de vista pedagógico, en ambos casos se crea un entorno ideal para el aprendizaje.

Un mentor es aquella persona que actúa como un maestro que gracias a su experiencia de vida, puede orientar con sus consejos prácticos a la otra persona. Se trata de una orientación que respeta totalmente la autonomía personal del discípulo que es quien tiene la última palabra en sus decisiones. En la historia de la filosofía existen claros ejemplos de este tipo de vínculo de enseñanza. Por ejemplo, Platón fue mentor de Aristóteles.

Por el contrario, el coach nunca da consejos al coachee para no poner su propio mapa del mundo en el proceso personal del coachee. Coaching y mentoring también varían en el tiempo de duración del proceso. Mientras que un proceso de coaching tiene una duración de unas sesiones concretas evitando que este proceso se prolongue más de lo debido para que no exista una dependencia por parte del coachee, el mentoring muestra un proceso prolongado en el tiempo. Un proceso de coaching suele estar centrado en objetivos más a corto plazo.

Además, las sesiones de un proceso de coaching son más organizadas y cuentan con una estructura de cita previa. En cada sesión, se pone el foco de atención en el objetivo de la misma. Por el contrario, un proceso de mentoring es más informal e incluso podría ser improvisado en función de las demandas y/o necesidades del discípulo. Al iniciar un proceso de mentoring, el mentor suele conocer a la persona. Puede existir una relación personal entre ambas. En cambio, en un proceso de coaching, habitualmente no existe este conocimiento personal previo.

Coaching y mentoring muestran dos metodologías diferentes. Sin embargo, ambas disciplinas pueden aplicarse tanto al plano personal como al ámbito profesional. Mientras que el coaching ejecutivo o empresarial goza de un gran prestigio conviene puntualizar que una persona también puede realizar un proceso de mentoring motivado por motivos profesionales. Por ejemplo, encontrar un trabajo o mejorar sus conocimientos de un puesto de trabajo en base a los conocimientos y a la experiencia previa del mentor.

En ambos casos, tanto el coach como el mentor tienen en común que como profesionales, son personas con una buena predisposición hacia la escucha activa, tienen una confianza en la capacidad del otro, y tienen un buen grado de empatía para establecer un feedback constructivo y sincero. Además, en ambos tipos de procesos, existe confidencialidad de los temas tratados para respetar la privacidad de la persona.

La edad es un factor importante en el caso de trabajar como mentor ya que la experiencia es un grado para poder orientar a otra persona como guía a partir de consejos sabios. El mentor debe de ser un experto en la materia para poder transmitir sus conocimientos y experiencia. Desde este punto de vista, el mentor es un referente, un modelo a seguir. Mientras que el coach es un soplador de brasas que a través de una conversación efectiva centrada en objetivos, invita al cliente a encontrar sus propias respuestas para lograr lo que desea.

Al decidir entre hacer un proceso de coaching o un proceso de mentoring es muy importante que la persona analice cuáles son sus expectativas y qué tipo de ayuda quiere recibir para optar por la metodología que mejor se adapta a las necesidades personales en el momento presente.

A modo de conclusión, recordamos la sabiduría de las palabras de Séneca: “Los elementos de la dicha son: una buena conciencia, la honradez en los proyectos y rectitud en las acciones”.

Por Maite Nicuesa Guelbenzu
Colaboradora de Crearte, doctora en filosofía, coach y experta en inteligencia emocional.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…