Existen diferencias importantes entre los servicios de coaching y los de una consultoría. Comprender la esencia de cada disciplina es positivo para clarificar conceptos.

Existen empresas que buscan el servicio externo de una consultoría en tareas de marketing o gestión de recursos humanos.

Una de las razones por las que la empresa solicita el papel de una consultoría es por la objetividad que aporta el trabajo profesional.

Del mismo modo, la empresa puede delegar una tarea específica mientras el equipo de trabajo sigue centrado en su objetivo propio. Por ejemplo, una empresa puede delegar el proceso de selección de personal para un puesto de trabajo concreto a través del outsourcing que muestra la externalización de los servicios y la subordinación de las funciones.

El método de trabajo del consultor se centra en la definición del diagnóstico preliminar a través del análisis de datos que permite concretar el plan de acción. Un servicio orientado tanto a emprendedores, startups y pymes que tiene como finalidad el asesoramiento en el cumplimiento de un objetivo. Entre los objetivos más habituales que son motivo para consultar el asesoramiento de un consultor destacan: aumentar las ventas de la empresa, reorientar el modelo de negocio y gestión de proyectos, realizar una auditoría técnica, ofrecer recursos de formación para los empleados de una empresa, clasificar la documentación específica…

Existen áreas de especialización de consultoría concretas: comunicación, contable, identidad organizacional, estudios de mercado, gestión de recursos humanos, relaciones públicas y marketing.

El consultor plantea una solución mientras que el coach es aquel profesional que mediante las preguntas adecuadas ayuda a que el cliente encuentre la solución más adecuada por sí mismo. El coach es un profesional que ofrece herramientas valiosas a los clientes para que puedan potenciar el talento de su equipo.

Mientras que el consultor puede adoptar un estilo directivo en su tarea profesional, por el contrario, el coach nunca ejerce esta función de dirigir al cliente hacia un punto en concreto de acuerdo a su propio mapa del mundo. El cliente tiene una libertad absoluta e independencia en la toma de decisiones.

El coaching es una herramienta que potencia el poder del autoconocimiento y esta reflexión interna ayuda a cualquier emprendedor a potenciar su negocio ya que nadie puede conocer tan bien como él mismo el negocio que ha creado. El coach realiza además un seguimiento más a largo plazo de un proceso concreto.

¿Cuándo es especialmente positivo consultar una duda concreta con un coach en lugar de hacerlo con el servicio de una consultoría? Cuando el cliente desconoce cuál es la necesidad concreta que requiere la empresa o cuál es el problema. El coaching es una disciplina que alcanza más la esencia de la realidad objetiva de los hechos gracias a su profundidad.

Una de las diferencias entre el coaching y la consultoría es que el coach no debe de ser especialista en la materia que asesora y tener experiencia en este ámbito mientras que el consultor puede aplicar su método en situaciones empresariales muy diferentes.

El consultor suele apoyarse mucho en su propia experiencia profesional y personal para asesorar a los clientes. Por el contrario, el coach no toma su propia experiencia como herramienta de ayuda para mantener la objetividad durante el proceso. La finalidad del coach y su deseo profesional es que el cliente tome las decisiones por sí mismo y encuentre la respuesta a sus preguntas a lo largo del proceso de coaching personalizado a partir del que obtiene unas herramientas útiles.

El coaching y la consultoría son dos servicios muy profesionales. Por tanto, cada empresa debe de valorar en cada caso, qué opción se adapta más a sus necesidades con el objetivo de realizar una elección específica. El coaching empresarial es una herramienta muy valiosa para clarificar los objetivos.

Está especialmente destinado para aquellos profesionales que quieren dejar de estar a la expectativa de las circunstancias externas para tomar las riendas del propio negocio. El coach es aquel profesional que te acompaña en la consecución de dichas metas. El proceso de coaching se convierte en el contexto idóneo para que el cliente identifique las claves para no volver a la situación previa al proceso. Y este conocimiento es clave para el desarrollo empresarial.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…