Cómo utilizar la comunicación asertiva

La empatía es la clave de la comunicación asertiva propia de quien sin perder su propio punto de vista, tiene la capacidad de ir más allá de sí mismo establenciendo puentes de diálogo a través de un discurso constructivo, amable y abierto.

La comunicación asertiva pone de manifiesto precisamente que la palabra es una herramienta muy poderosa para sumar felicidad a la vida de las personas tanto en el ámbito profesional como en el ámbito privado.

Sin embargo, la contradicción también forma parte de lo humano: así ocurre cuando una persona dice sí a aquello que en realidad quería decir no, cuando una persona piensa una cosa y hace la contraria o simplemente, cuando silencia algo que en realidad necesita expresar.

1. Al exigir algo a otra persona, el interlocutor se posiciona a la defensiva. Por el contrario, al hacer una petición amable utilizando la fórmula “por favor”, se crea un clima de proximidad emocional.

2. Conviene no confundir la sinceridad con la idea de expresar cualquier juicio de valor sobre los comportamientos y actitudes de una persona. Conviene no cometer el error de convertir un juicio personal en una verdad universal. Para reforzar la comunicación asertiva es muy saludable no abusar de las generalizaciones en el diálogo.

3. El estilo asertivo se basa en el uso de la fórmula “nosotros”. Un nosotros que puede aplicarse a la inteligencia emocional del equipo.

O también, la palabra nosotros alimenta el amor más allá de todo individualismo en una relación de pareja. Al utilizar la palabra nosotros sientes que formas parte de un bien común con tu interlocutor, de este modo, se producen lazos de unión que facilitan la comunicación.

4. Es decir, para reforzar la comunicación asertiva con otra persona, debes de fijarte más en aquello que te une a ella que en aquello que te separa.

5. Claro que es muy humano sentir ira, enfado y frustración. Sin embargo, desde el punto de vista de la inteligencia emocional la clave reside en no canalizar estos sentimientos a través de la comunicación agresiva (reproches y ataques personales) sino en expresar una petición concreta y manifestar un sentimiento determinado de un modo claro, sencillo y directo.

6. Conviene establecer una diferencia entre aquello que una persona dice y el valor que esa persona tiene en sí misma. Es decir, es muy importante evitar la identificación en ambos planos para no encasillar a las personas en una etiqueta determinada.

7. En un diálogo es muy importante respetar los turnos de palabra para evitar las interrupciones y potenciar el feedback. Recuerda que existe una gran diferencia entre escuchar de corazón y oír.

8. Ser asertivo es ser amable con los demás pero también con uno mismo. Ser asertivo implica ser consciente de tus derechos y deberes como persona en el plano de las relaciones sociales: todo ser humano tiene el derecho de ser tratado con dignidad. Este principio es el motor de la asertividad.

9. Tienes derecho a sentir como sientes porque nadie puede acceder a lo más hondo de tu corazón para juzgar tu intimidad.

10. La comunicación asertiva también debe de tener su reflejo en el plano del lenguaje corporal. Un signo de respeto hacia tu interlocutor es mantener el contacto visual y prestar atención.

Puede ocurrir que una persona quiera hablar contigo en un momento en el que tienes poco tiempo para atenderle. En cuyo caso, puedes explicarle que le atenderás con tranquilidad en otro momento (concreta esa cita).

Más allá de la terminología propia del coaching, entrenar la comunicación asertiva es practicar el sentido común de hablar con honestidad de corazón a corazón. Como explica el filósofo Aristóteles: “Un amigo fiel es un alma en dos cuerpos”.

Intenta ser un ejemplo de comunicación y de buenos modales para los demás. Es decir, intenta asumir esas actitudes que con frecuencia, echas de menos en los otros porque no existe mensaje más pedagógico que aquel que surge a través del ejemplo. La palabra es una semilla de bondad que ofrece el fruto de la esperanza: las palabras describen el mundo y tu realidad:

¿Cómo quieres que sea ese mundo? Entonces, utiliza las palabras adecuadas para describirlo.

Foto – Sonny Abesamis en Flickr

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 3,33 de 5)
Cargando…