Coaching para cambiar tu vida

El deseo de querer tener una vida distinta brota en el corazón en momentos en los que el cambio se presenta como una urgencia personal en relación con la felicidad.

Existen clientes que inician un proceso de coaching con el propósito de querer cambiar su vida. Uno de los principales errores de nuestro diálogo interior cuando nos ponemos en relación con la felicidad es hablar en términos generales.

La idea de “quiero cambiar mi vida” es muy general y tan abstracta que llega a resultar vacía porque no comunica su verdadero significado. Sin embargo, para aquel que tiene este deseo, esta meta tiene tal peso en su interior, que la persona puede sentirse desbordada al no saber por dónde empezar. Este precisamente es el tema más importante: concretar el punto de comienzo, materializar el cambio necesario, prioritario y urgente en la rutina cotidiana para poder establecer modificaciones que sumen satisfacción personal. Todo cambio es concreto y específico, tiene un nombre propio.

Si estás en un momento en el que te gustaría cambiar tu vida, en primer lugar, debes de preguntarte: ¿Qué es exactamente aquello que deseas modificar? Puede que haya más de un punto en el que te gustaría influir, sin embargo, para potenciar el orden en este plan de acción es positivo afrontar cada reto uno a uno. Si estás en una etapa en la que te gustaría cambiar tu vida, te animo sinceramente a realizar un proceso de coaching ya que en este contexto, se potencia el espíritu proactivo que es tan necesario en la incorporación de nuevos hábitos.

El deseo de querer cambiar tu vida es muy humano, sin embargo, también existen grandes frenos que pueden hacer que se produca una lucha interior constante en el corazón de quien sigue pegado a su zona de confort por miedos del tipo: “No estoy tan mal así”, “ya soy mayor para pensar en cambios”, “no me siento preparado para tanto esfuerzo” o “no sé lo que realmente quiero”. Las personas pueden pasar años de su vida envueltas en la contradicción de querer un cambio pero también, de temerlo.

Para querer cambiar tu vida tienes que dar un giro a tu pensamiento pasando de ser un actor secundario al protagonista de la película de tu vida. Existen algunos factores del guión que dependen del azar, sin embargo, los detalles más importantes de tu historia dependen de tu actitud, de tu trabajo personal, de tu capacidad para tomar las decisiones que conecten con tu verdadera esencia y lo más importante, de intentarlo. Intentar un objetivo es darte la oportunidad a a ti mismo de ir más allá de tus propios límites para explorar nuevos aprendizajes.

Además, tienes que estar preparado para encontrarte con personas en el camino que te desanimarán con sus ideas pesimistas. No dejes que la falta de sueños de otros te robe la convicción de que es posible ser feliz a cualquier edad y que solo es tarde para aquellos que se han quedado de brazos cruzados en la insatisfacción. Busca compañeros de viaje que te acompañen con su fe en ti, con sus palabras de ánimo y lo más importante, con su presencia serena.

¿Cómo saber si deseas cambiar tu vida? Cuando el hecho de imaginar tu situación presente dentro de dos años te produce angustia existencial, apatía y tristeza. Cuando sueñas con una vida mejor aunque no sepas por dónde empezar. Cuando en tu interior surge la añoranza por una felicidad pasada que ya no sabes dónde quedó y late la esperanza de un deseo que quieres que se haga realidad.

Cuando queremos cambiar nuestra vida sentimos tal necesidad de que este cambio se materialice a corto plazo que podemos frustrarnos ante la impaciencia de esperar resultados inmediatos. Sin embargo, los cambios realmente importantes, aquellos que traerán consigo más felicidad, también van acompañados de la paciencia.

¿Cómo ser feliz? No confundiendo la supervivencia emocional con la vida en letras mayúsculas. Potencia tu espíritu crítico para pensar por ti mismo e ir más allá de lo aparente. Avanza a pesar de tus miedos y experimenta tus ilusiones en la práctica del propio vivir donde la combinación de razón, corazón e intuición es la clave de la sabiduría.

Foto – Pixabay

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…