Tras el descanso de las vacaciones de Semana Santa y de las fiestas del mes de mayo, continúa con la celebración de la primavera sin anticiparte al deseo de que llegue el verano. Esta impaciencia tan propia del ser humano hace que no protagonicemos realmente nuestro presente desde la expresión de cada día. Una vez retomado el ritmo habitual de la rutina, es posible volver a conectar con un estilo de vida en el que la ocupación refleja una suma de tareas a realizar en la agenda. Esta urgencia por atender estas ocupaciones a corto plazo puede hacer que no nos demos el permiso necesario para escuchar las emociones.

Vivir las emociones es un aprendizaje vital. Un aprendizaje que, a veces, no resulta sencillo. A través de esta escucha también podemos encontrarnos con una información que nos hace sentir incómodos. Sin embargo, intentar desviar la atención de esa dirección de autoconocimiento no nos ayuda a crecer. Podemos prolongar un sufrimiento que podría gestionarse de una forma más asertiva a través de esta escucha terapéutica. ¿Cómo vivir la emoción? Dándote esta libertad para sentir sin establecer juicios negativos. En Crearte Coaching reflexionamos en este artículo en torno a este tema.

El mensaje positivo de la emoción

Así como en el viaje de la felicidad de una existencia vivida en compañía de los demás una persona puede cuidar con inteligencia emocional sus relaciones con el entorno, a través de esta escucha emocional también puedes reflexionar en torno al tono en el que te hablas a ti mismo. Este diálogo interior amable por medio del que te acompañas en un momento de alegría y en una situación de tristeza te ayuda a encontrar en ti tu principal apoyo. Por el contrario, el reproche, el perfeccionismo o la culpa producen un efecto opuesto. A través de esta libertad interior de vivir y sentir la emoción te das el permiso de sentirte como te sientes sin cuestionarte constantemente a ti mismo. Alimentas la empatía contigo.

Las emociones forman parte de nuestra vida. Pero no siempre somos verdaderamente conscientes de ello. A través de esta escucha, podemos incrementar nuestra comprensión en torno a esta información que podemos integrar en nuestra realidad actual como parte del mapa desde el que tomamos nuestras decisiones. No existen emociones negativas. Toda emoción tiene una esencia positiva en el contexto en el que se produce. Tiene una razón de ser que puedes descubrir al vivir la emoción.

Sin embargo, en el día a día, pueden darse distintas circunstancias que conducen a la ocultación de una emoción.

¿Por qué tu calidad de vida puede mejorar al escuchar tus emociones?

Porque tienen algo que decirte. Al desvelar su mensaje puedes ampliar tu visión sobre una situación determinada. El descubrimiento de esa verdad que está en la base de cada emoción te apela directamente como protagonista de esa vivencia.

Existen periodos del calendario que representan un tiempo de balance y reflexión en torno al tiempo presente. Una reflexión que puede ser necesaria para implementar cambios. De lo contrario, sin esta reflexión es posible continuar por pura inercia con el mismo guión mantenido hasta el momento. La alegría y la felicidad son objetivos que encuentran su arraigo en la introspección del autoconocimiento. Una observación que también remite al plano corporal ya que las emociones también pueden manifestarse en este plano. Eckhart Tolle autor del libro “El poder del ahora” nos recuerda a través de las páginas de esta obra la importancia de conectar con este tiempo vital.

Tomar decisiones en el presente

Lo relevante de aprender a vivir la emoción es que en este contexto también podemos conectar con una información emocional que está vinculada con una herida del pasado. Cada nuevo día nos ofrece la oportunidad de generar nuevas oportunidades por medio del autoconocimiento. Pero para que este cambio interno pueda producirse, es necesario hacer algo al respecto. Asumir el compromiso propio. Y vivir esta motivación interna. A través de la escucha emocional puedes encontrar respuesta a preguntas que te haces a ti mismo. ¿Por qué te sientes cómo te sientes? ¿Qué te estás diciendo a ti mismo en ese momento?

No se trata de tomar una decisión por el puro efecto de la emoción. Tampoco se trata de recrearse en una emoción o de quedarse estancado en ella. Se trata de fluir desde la propia experiencia emocional de una vivencia que te aporta información sobre ti. Un descubrimiento vivencial en un contexto de seguridad. Te invitamos a participar en el próximo curso de Crearte Coaching las 7 etapas del proceso del despertar de la conciencia. Este programa de “Especialista en Inteligencia Emocional” dedica una parte importante de su contenido a este objetivo de aprender a vivir la emoción. ¿Alguna vez has tenido la experiencia de sentirte desbordado por las emociones? La vivencia de la emoción y la gestión es un aprendizaje que no se adquiere de forma automática sino experiencial. Una experiencia que también se fortalece a través de la observación y la práctica.

¿Cómo vivir la emoción? Desde la esperanza de escuchar su mensaje.

Foto – Pexels

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…