Tu felicidad aumenta cuando te conoces mejor a ti mismo. Por medio de esta atención a tu propia esencia escuchas las emociones que forman parte de tu realidad. A lo largo del día protagonizas distintas situaciones y vivencias. Sin embargo, a veces creemos que nuestra felicidad depende de un cambio en las circunstancias externas. Pero lo verdaderamente determinante es un cambio de actitud. Frente a la posibilidad de sentirte desbordado por una emoción, puedes incrementar tu comprensión en torno a aquello que sientes a través del autoconocimiento.

Por ejemplo, cuando te sientes desmotivado y con falta de confianza en ti mismo ante la consecución de un nuevo reto, intenta analizar qué mensajes te estás enviando a ti mismo a través de tu diálogo interior. Escucha no solo las palabras, sino también el tono. Por ejemplo, el juicio que parte de la búsqueda del perfeccionismo, puede producir malestar.

Cuando te encuentras con una realidad determinada, recibes el estímulo de esta información que interpretas desde tu propio punto de vista. Esta interpretación influye en cómo te sientes, en cómo te comportas y, por tanto, también imprime su propia huella en los resultados. Imagina que en los próximos días tienes una entrevista de trabajo para un puesto de empleo que se ajusta a tu perfil y a tus intereses.

Diario emocional

Una de las herramientas que puedes emplear para profundizar en torno a esta información es el diario emocional. Un ejercicio de escritura que te permite poner por escrito aquellos pensamientos y emociones asociados a un contexto. Son tantos los pensamientos que experimentas en un solo día y tantas las emociones que sientes que la escritura te permite obtener una fotografía descriptiva.

Por ello, puedes dedicar un tiempo a escribir en torno a algún acontecimiento que ha tenido un significado especial para ti. Un hecho que ha supuesto un reto. Tomamos el ejemplo concreto de una entrevista de trabajo.

Cómo influyen tus pensamientos en cómo te sientes

Si interpretas este hecho desde una mirada positiva al ser una oportunidad para lograr ese puesto, estos pensamientos influyen en cómo te sientes a nivel interno al visualizar ese momento y al protagonizarlo cuando llegue la fecha de la entrevista. Los pensamientos positivos alimentan tu confianza, tu tranquilidad interior, tu motivación y tu ilusión.

Esto no garantiza que finalmente seas el candidato elegido en la entrevista de trabajo. Esto es algo que no depende únicamente de ti. Sin embargo, sí favorece que durante el proceso de selección logres comunicar tu mejor versión en esta prueba. Ocurre la situación contraria cuando desde el momento en el que recibes esta información de la entrevista de trabajo, te condicionas con pensamientos negativos sobre tu preparación, tu capacidad o tu talento.

Por ejemplo, si te reafirmas en la idea de que no vas a ser elegido, estás alimentando la profecía autocumplida. Estos pensamientos te hacen sentir preocupado, intranquilo, decepcionado o desmotivado (cada persona es única y reacciona de forma distinta). Finalmente, cuando este candidato que se encuentra en esta situación llega a la entrevista de trabajo, transmite cómo se siente a través de su comportamiento.

El modo en el que te posicionas ante la realidad, influye en cómo te sientes y en cómo te comportas. Una persona que está condicionada por el filtro del pensamiento negativo habitual, incluso cuando este pensamiento esté respaldado en algunas experiencias previas, consigue cambiar su realidad por medio de su propia transformación interior al alimentar nuevos pensamientos.

Cómo conocerte a ti mismo

La realidad de una persona no puede desligarse de sus circunstancias. Las circunstancias externas condicionan a la persona (aunque no la determinen). Esta influencia no solo hace referencia al escenario exterior. Los pensamientos también influyen en nosotros por medio de un esquema que describe el siguiente movimiento: pensamiento-emoción y conducta. Una línea que tiene significado en todos los ámbitos de la vida. En el plano profesional y en el plano personal. Por medio del pensamiento positivo, alimentamos emociones agradables. Y, también, sentimos la motivación en el plano de la acción. Este hecho nos ayuda a mejorar nuestros resultados.

Este es uno de los apartados que forma parte del curso 7 etapas del proceso del despertar de la conciencia, una formación de “Especialista en Inteligencia Emocional” de Crearte Coaching. Un curso de formación vivencial acreditado por ICF y por la Fundación de la Universidad de Alcalá, en el que obtener nuevas herramientas para ser feliz y para acompañar a otros a serlo. La felicidad está muy ligada a la libertad interior de quien se conoce a sí mismo.

Foto – Pes

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…