El sueldo emocional muestra el nivel de satisfacción personal que un empleado tiene en el desempeño de su ejercicio profesional. Un sueldo emocional elevado se define por un nivel de motivación notable.

Una de las causas principales en los casos de bajo rendimiento de los trabajadores es la falta de motivación externa, es decir, la sensación que tienen algunos trabajadores de no recibir el reconocimiento personal que esperan por parte de su jefe. Un reconocimiento que va más allá del sueldo mensual y que implica de acciones concretas de inteligencia emocional.

¿Cómo elevar el sueldo emocional de los trabajadores?

1. Uno de los recursos de motivación más importantes que puede ofrecer la empresa es la formación que refuerce el reciclaje profesional de los trabajadores. A través de los cursos de formación, los empleados también pueden conocerse mejor en un contexto más distendido.

Pero además, el conocimiento aporta nuevas competencias profesionales. Desde este punto de vista, el jefe puede delegar de un modo más eficaz en aquellos empleados que se forman de un modo constante.

2. Uno de los tips de coaching más importantes para aumentar el salario emocional de los trabajadores es reforzar la autonomía personal en las funciones. Desde este punto de vista, para favorecer la organización en el trabajo en equipo, es esencial que cada uno tenga claramente definidas cuáles son sus tareas.

3. Si un trabajador ha dedicado horas extra a la finalización de un proyecto importante, es posible premiar su esfuerzo extra a través de medidas sencillas como darle la posibilidad de que se tome una tarde libre.

4. El lenguaje también alimenta la autoestima de los trabajadores. Los empleados que se incorporan a un nuevo puesto suelen iniciar esta etapa con un nivel de implicación elevado. Sin embargo, cuando perciben que no reciben el reconocimiento que esperan por parte del jefe pueden bajar su nivel de motivación.

Frases sencillas de refuerzo personal son muy estimulantes: “Has hecho un buen trabajo”, “gracias por tu esfuerzo”, “tienes mucho talento”. Lo importante es personalizar el mensaje para que sea totalmente sincero. Existen jefes que evitan elogiar en exceso a los trabajadores. Este es un error que produce efectos negativos a largo plazo.

5. Crear espacios de diálogo en los que los empleados puedan aportar sus propias ideas ayuda a crear un buen ambiente laboral. Un trato humano en la empresa eleva de forma notable el sueldo emocional de aquellos trabajadores que son felices en la oficina. Es positivo organizar con una periodicidad habitual reuniones de trabajo en las que se potencie el diálogo y el feedback del equipo.

6. Tener una actitud de disposición de ayuda hacia los empleados también es un gesto de inteligencia emocional de los jefes que son conscientes de que se dirige mejor un equipo desde la proximidad emocional que desde la distancia. La autoridad no se gana desde el miedo sino desde el respeto.

7. Como dije anteriormente, la formación es una medida muy importante para elevar el sueldo emocional de los empleados. En relación con este asunto, es un gesto importante potenciar el crecimiento personal de los trabajadores y potenciar su crecimiento profesional.

Por ejemplo, es posible pedir su opinión al tomar una decisión, también es posible facilitar la realización de nuevas tareas o negociar la posibilidad de un ascenso.

La motivación es una de las tareas del buen líder, sin embargo, la realidad es que en muchos casos los trabajadores tienen que convivir con la ausencia de reconocimiento positivo externo porque aquellos jefes que adoptan esta actitud consideran que la obligación de un empleado es hacer bien su trabajo (y actuar de este modo no tiene un mérito añadido desde este punto de vista).

Desde el punto de vista del trabajador, es muy importante potenciar la automotivación en el trabajo para elevar el sueldo emocional por iniciativa propia sin quedar a la espera del reconocimiento ajeno. Cuando ponemos nuestro bienestar en decisiones de otras personas nos frustramos. Así ocurre con la búsqueda del elogio externo. No convertir este deseo en una necesidad es un aprendizaje importante.

Disfruta, por ti mismo, de la satisfacción del trabajo bien hecho. Y desde el rol que ocupes en tu empresa, intenta hacer que la vida laboral de aquellos que te rodean sea más agradable. Por ejemplo, puedes elogiar una cualidad que admiras en un compañero o agradecer su ayuda en una tarea.

Foto – Pexels

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…