Hoy te propongo un nuevo desafío. El 6º de los retos de 2020. Nuestro reto de Junio. ¿Te sumas?
Estrena mes con la intención de amar lo que es en cada momento.

Como dijo Buda hay dos formas de ser feliz. Una es tener lo que amas, la otra es amar lo que tienes. ¿Te animas?

¿Qué es amar lo que es?

Cuando la realidad encaja con nuestras expectativas nos sentimos satisfechos y felices. Cuando no encaja sufrimos. Si lo piensas bien, las posibilidades de que la realidad encaje perfectamente con tus deseos, es muy escasa por no decir nula. Lo que lleva aparejado nuestro sufrimiento de forma ineludible.

Tu tendencia a calificar las experiencias que vives como agradables o desagradables, es responsable de tu agitación emocional, de que te sientas a veces desbordado o sobrepasado emocionalmente.

Sientes malestar bien porque quieres algo que no tienes, bien porque no quieres algo que tienes. En cualquier caso no estás amando lo que es. Bien al contrario, estás peleando con la realidad tal y como se está desplegando en ese momento.

A cualquier experiencia que vivimos le pegamos una etiqueta: agradable, desagradable o neutro. Ocurre tan deprisa que casi nunca somos conscientes de ello. Con el ajetreado ritmo que llevamos, pocas veces reparamos en la evaluación continua que hacemos de la realidad.

El profesor budista Shinzen Young afirmó que aunque el dolor sea inevitable, no lo es sufrir a causa de dicho dolor. Y expresó en una ecuación su idea del sufrimiento: sufrimiento = dolor x resistencia. Cuanto más te resistes a lo que ocurre en el momento presente, más sufres.

Amar lo que es, no conlleva conformarte con lo que hay. Bien al contario, es asumir la responsabilidad de lo que quieres para ti, a partir de lo que hay. Ya sabes, si la vida te da limones, haz limonada en lugar de quejarte porque no te dio naranjas.

¿Cómo empezar a amar lo que es?

Comienza por observar cómo surgen y cómo desaparecen tus fenómenos mentales. No trates de cambiarlos. Solo lleva tu atención a tus emociones y pensamientos, mientras desarrollas tu habilidad de estar con ellos. Sean los que sean.

Abre la puerta a todos esos fenómenos y podrás reconocer cómo te sientes, sin rechazar ni exagerar tus emociones. Aceptándolas tal y como aparecen, y dejándolas ir tal y como desaparecen.

Hacerlo te irá ayudando a ser consciente de esos pensamientos y emociones dolorosas que se van desplegando en el espacio de tu mente.

Comienza a crear consciencia sobre la realidad, en lugar de intentar cambiarla. Observa sin críticas los fenómenos de tu mente, y comienza a amigarte con ellos. Al relacionarte de una manera más consciente, emociones y pensamientos seguirán su curso natural y acabarán desapareciendo. Si esperas con presencia y amabilidad a que pase la tormenta, no empeorarás las cosas. Bien al contrario, la tormenta irá amainando por si sola, como siempre hacen las tormentas.

La práctica de amar lo que es.

Byron Katie, creadora de “The Work”, declara que su misión es enseñarnos cómo acabar con nuestro sufrimiento. Para ello nos invita a indagar nuestros pensamientos estresantes sobre la vida, otras personas, y nosotros mismos.

“The Work” es una forma de meditación que nos ayuda a ser más conscientes y libres. Para ello Katie nos invita a hacernos cuatro preguntas cada vez que nos observemos identificándonos con un pensamiento que nos provoque sufrimiento.

Observa tu pensamiento y pregúntate:
  1. ¿Es verdad este pensamiento?
  2. ¿Puedo saber que es verdad con absoluta certeza?
  3. ¿Cómo reacciono, qué me sucede cuando creo en este pensamiento?
  4. ¿Quién sería yo sin este pensamiento?

Ten presente que los pensamientos son solo eso, pensamientos. Igual que las emociones, son solo eso, emociones. Productos de la mente que van y vienen como las nubes que aparecen y desaparecen en el cielo de tu mente.

Una vez que las respuestas a esas cuatro preguntas emerjan desde lo más profundo de tu ser, te invito como hace Katie, a invertir ese pensamiento que te hace sufrir.

En cada inversión tienes la oportunidad de experimentar lo opuesto a lo que originalmente pensabas. Invierte el pensamiento al opuesto, hacia ti mismo y hacia el otro. Encuentra ejemplos genuinos y específicos de cómo cada inversión es verdad en tu vida. Y luego date el tiempo y la presencia para sentir cada uno profundamente.

Si tu pensamiento es por ejemplo “mi pareja no me comprende” puedes invertirlo del siguiente modo:
  • Inversión al opuesto: “mi pareja me comprende”. Aquiétate y observa mientras tu mente te revela ejemplos de cómo y cuándo esta inversión es verdad.
  • Inversión hacia ti mismo: “yo no me comprendo”. De nuevo, encuentra ejemplos genuinos y específicos de las veces que tú no te has comprendido.
  • Inversión hacia el otro: “yo no comprendo a mi pareja”.  Abre tu mente, observa cómo las imágenes y las emociones dentro de ti comienzan a mostrarte, ejemplo a ejemplo, dónde y cuándo tú no has comprendido a tu pareja.

A medida que vas encontrando estos ejemplos, la tormenta interna va cesando. Eres capaz de contemplar la realidad de una modo mucho más amplio, y de amarla tal y como es. Recuerda que todo pasa.

Ánimo con tu reto, espero tus progresos, dudas y descubrimientos. ¡A por ello!  Y si quieres saber más te invitamos a explorar nuestro curso Especialista en Inteligencia Emocional.

Te recuerdo que el equipo de Crearte Coaching, formado por coaches certificados, entre los que nos encontramos pedagogos, psicólogos y profesionales de la educación y de la empresa,  te deseamos coraje, consciencia y sabiduría para tu vida. Y para temas relacionados con tu salud, te invitamos a consultar con un especialista en la materia.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,67 de 5)
Cargando…

Abrir chat