Cuando una persona inicia un proceso de coaching, comienza un proceso de búsqueda personal que puede dar lugar al descubrimiento de cambios significativos en la vida. Algunos de esos cambios pueden nacer de una nueva perspectiva. Una persona puede sentir la paradoja de está condicionada por las circunstancias externas que envían estímulos de inmediatez, urgencia y prisa.

Sin embargo, nadie está predeterminado por las circunstancias del entorno a modo de causa y efecto. Durante un proceso de coaching puedes marcarte objetivos que conectan con el potencial de tu libertad. No solo puedes reflexionar sobre si eres libre, sino también, si realmente sientes que tienes este poder para tomar decisiones sin ponerte excusas que frenen esta capacidad.

El movimiento slow living cobra un especial significado como forma de sentir y de observar la realidad. ¿Cuáles son las ventajas del movimiento slow?

1. Poner en valor el tiempo

A veces, la ocupación constante tapa vacíos, carencias, sueños y anhelos. Cualquier persona tiene la necesidad de pararse a pensar para reflexionar sobre el rumbo que ha tomado su destino para hacer balance y poder concretar cambios significativos.

Una de las ventajas del movimiento slow es que propicia estas pausas más allá de fechas específicas del calendario como el día del cumpleaños o el 1 de enero. Estamos acostumbrados a medir el tiempo de manera cuantitativa cuando en realidad, la verdadera excelencia de la felicidad surge de la percepción cualitativa.

2. Conectar con el presente

Cuando una persona hace un proceso de coaching, toma conciencia de que el presente es un regalo porque es el tiempo en el que puede tomar decisiones significativas para generar cambios con sentido en su horizonte. El ser humano puede boicotear su presente al no aprovechar el momento por creencias limitantes. Por ejemplo, la creencia de que en el futuro se darán todas las condiciones ideales para actuar.

El movimiento slow es vital porque te ayuda a vivir sabiamente el instante. Aunque en la rutina todos los instantes parecen similares, en realidad, cada segundo es diferente cuando lo vives como tal. Desde este nuevo punto de vista, vences la resistencia al cambio.

3. Sencillez

Una de las razones por las que esta filosofía conecta con los pilares de la existencia es por su simplicidad libre de artificio. Por ejemplo, el contacto con la naturaleza nutre tu estado de ánimo con el ritmo propio del paso de las estaciones. El ser humano puede perder su propio centro como consecuencia de la tendencia hacia la anticipación, la nostalgia crónica, la prisa o la búsqueda de resultados inmediatos.

Esta búsqueda de la sencillez aplicada a las distintas esferas de la vida te ayuda a simplificar las preocupaciones para dar importancia a aquello que realmente es importante. Por ejemplo, esta es una filosofía de vida que te ayuda a desprenderte de esa sensación de urgencia crónica.

4. Conexión cuerpo y mente

Una persona puede estar físicamente en un lugar, sin embargo, su mente no está en el mismo punto. Esto ocurre, por ejemplo, cuando un trabajador está en su puesto de empleo pensando en las tareas que tiene que hacer al salir del trabajo. Y ocurre exactamente lo mismo cuando al organizar un plan de ocio, su mente se evade de esa circunstancia por alguna preocupación profesional. El bienestar del ser humano solo puede observarse desde la unidad de cuerpo y mente.

5. Introspección

El movimiento slow pone en valor la armonía del entorno exterior, pero también, del mundo interior. Cultiva tu curiosidad natural para disfrutar de la belleza del universo, pero también, para profundizar en la verdad de tu corazón porque tú eres una persona única y especial. Tus circunstancias externas no determinan tu felicidad a modo de causa y efecto, sin embargo, tu mundo interno sí influye de manera significativa en cómo afrontas la vida.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…