Cuentan que en una ocasión un león se aproximó hasta un lago de aguas cristalinas para calmar su sed. Al acercarse al lago, vio su rostro reflejado en él y pensó: ¡vaya! este lago debe de pertenecer a este león. Tengo que tener mucho cuidado con él. Atemorizado, se alejó de las aguas, pero tenía tanta sed que regresó al cabo de un rato. Allí estaba otra vez el león. ¿Qué hacer? La sed lo asfixiaba y no había otro lago cercano. Retrocedió. Aunque unos minutos después volvió a intentarlo y, al ver al león, abrió sus fauces de forma amenazadora, pero al comprobar que el otro león hacía lo mismo, sintió terror. Salió corriendo, no obstante ¡era tanta la sed….! Lo intentó varias veces de nuevo, y siempre acababa huyendo espantado. Pero como la sed era cada vez más intensa, tomó finalmente la decisión de beber agua del lago sucediera lo que sucediera. Así lo hizo, y al meter la cabeza en las aguas ¡el león había desaparecido!

A veces parece que preferimos morir de sed de experiencias nuevas, de vivencias, de retos, de ilusiones, de relaciones, antes que enfrentarnos al león que nuestra mente ha dibujado. Y solo con la acción y la experiencia vivida podemos demostrarnos que podemos, que somos capaces, que si quieres y sabes cómo ¡todo es posible!

No seas menos de lo que mereces ser.

Define tu misión en el mundo

Como escribió Viktor Frankl “El hombre se autorrealiza en la misma medida en que se compromete al cumplimiento del sentido de su vida”.

Nuestra felicidad está íntimamente ligada con nuestro necesidad de tener un propósito, un para qué que cada mañana nos aporte la energía que requerimos para estrenar el nuevo día como si abriéramos un regalo en  nuestra fiesta de cumpleaños.

No es frecuente que nos tomemos unos minutos para respondernos como ¿Quién soy?, ¿Qué quiero lograr en mi vida?, ¿Cómo lo hago realidad?

Este es el momento de que te tomes esos minutos y respondas esas preguntas. En la medida en que tengas claro qué quieres lograr en el mundo estarás dotando a tu vida de un sentido, de una dirección hacia la que proyectar tus fuerzas. Todo cobrará un sentido nuevo ¡el tuyo!

Sé coherente con tus valores

Nuestros valores son lo que es importante para nosotros, aquellas cosas, ideas, creencias, que nos aportan satisfacción en nuestras vidas.

El hecho de que nuestros comportamientos o acciones estén en armonía con nuestros valores nos genera sensación de realización personal, y esto nos hace felices.

Cuando nuestras acciones se alejan o discurren en una dirección diferente, no nos sentimos felices.

Define tus cinco valores principales, cuáles son esos principios que quieres que rijan tu vida, tus acciones. Y una vez que los tengas claros se coherente con ellos te aseguro que serás mucho más feliz.

Baila como si nadie te viera

Y baila, baila con la vida, ponle música a tu corazón, pasión, amor, entusiasmo y una pizca de locura.

Porque la vida no es esperar a que pase la tormenta, sino aprender a bailar bajo la lluvia.

Y trabaja cada día para crear tu felicidad

Nadie va a darte la felicidad, sólo tu puedes conseguirla.

Pase lo que pase a tu alrededor toma en tus manos la responsabilidad de construirte una vida feliz y disfrútala!!!!

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…