Compartimos una sociedad donde lo único que no cambia es la certeza de que todo cambia a cada momento. En los últimos años se utiliza el acrónimo VUCA para describir nuestro mundo. Volatility, uncertainty, complexity and ambiguity.

  • Volátil por la velocidad a la que todo cambia.
  • Incierto por el aumento de imprevistos y la dificultad para anticiparnos.
  • Complejo por la cantidad de problemas a resolver y de interconexiones entre ellos.
  • Ambiguo por la falta de claridad sobre el significado de las cosas.

Es este entorno es habitual conectar el piloto automático y realizar las actividades cotidianas a un ritmo que nos impide ser conscientes de ellas. Lo que además de estresarnos, nos desconecta de nosotros mismos y de la vida.
Cada vez más, escuchamos hablar de Mindfulness. Pero no todos sabemos qué es realmente. Más allá de un conjunto de técnicas de atención y respiración, es una filosofía de vida que cuando empiezas a practicar te cambia desde dentro.

Mindfulness y sus beneficios

Investigaciones de la neurociencia demuestran que, cuando vives con prisa, se activan las mismas zonas de alerta en tu cerebro que si te estuviera persiguiendo un tigre. Día tras día vivimos como si nos estuviera persiguiendo un tigre. Y esto, tarde o temprano, nos pasa factura.

En Mindfulness tienes una poderosa herramienta para reconectar con la plenitud y la intensidad del momento presente. Puedes verlo como una técnica para desarrollar tu atención. Un entrenamiento para ser consciente de lo que sucede en tu mente y en tu cuerpo. Y además, es el mejor modo que conozco de recuperar la libertad y el control de tu vida.

Jon Kabat-Zinn la define como la conciencia que surge al prestar una atención deliberada, en el momento presente y sin juzgar. Y su práctica regular te devuelve tu presencia en el mundo, tu vínculo con la existencia y contigo mismo.

Con más de 2000 artículos científicos publicados, hay numerosas evidencias sobre su eficacia en muchas áreas. El centro nacional de terapias alternativas y complementarias del departamento de salud de EE. UU. indica que el entrenamiento en Mindfulness es eficaz como tratamiento para la tensión arterial, ansiedad, depresión, dolor crónico lumbar, colitis ulcerosa, insomnio, etc. Y que su práctica regular facilita cambios en el cerebro como un mayor engrosamiento de la materia gris.

Practicando puede mejorar tu regulación emocional y conductual, tu concentración y bienestar psicológico, el manejo del estrés, la creatividad y claridad mental, etc. En definitiva, te sentirás más eficiente y retomarás el liderazgo de tu vida.

La práctica de la atención plena

Si éstas no son razones suficientes para ponerte manos la obra ¿qué más necesitas?

Pues aún tienes más. Al practicar tu cerebro baja a ondas alpha o theta. Un estado óptimo de relajación, mayor velocidad de aprendizaje, receptividad, claridad mental y creatividad.
Además, mejora la conexión entre tus hemisferios cerebrales, lo que te permite un mejor acceso a todos tus recursos.

Me pregunto si todo esto no te anima a empezar ya. Para comenzar puedes hacerlo cultivando tanto la práctica formal como informal.

  • Práctica formal: me refiero a la posibilidad de elegir conscientemente un objeto de atención que te permita asentarte en él durante unos minutos cada día. Puede ser tu respiración, tu cuerpo, los sonidos, etc. Elige un momento del día para realizar tu práctica de atención consciente.
  • Práctica informal: la que te permite reconectar con el valor de las pequeñas cosas. Esas que se escapan cuando vives en «piloto automático». Durante el día descubrirás momentos en los que no te das cuenta de lo que estás haciendo. En esos momentos, sin juicio y con amabilidad, lleva tu atención, conscientemente, a lo que estás haciendo. Busca momentos como comer, lavarte los dientes, caminar, etc. y hazlos con atención plena.

Nueve actitudes para transformar tu vida

Como has visto, Mindfulness tiene que ver con el modo en que te relacionas con la vida. Con tu «ser» y con tu «hacer». Y para ayudarte, puedes comenzar por llevar a tu vida las que Jon Kabat-Zinn denomina nueve actitudes Mindfulness.

  • Mente de principiante.
  • No juicio.
  • Aceptación.
  • Dejar ir.
  • Confianza.
  • Paciencia.
  • No esfuerzo.
  • Generosidad.
  • Gratitud.

¿Quieres saber más de ellas y contar con pequeños trucos para desarrollarlas en tu día a día?

Mes a mes, te iré compartiendo como desarrollarlas para ponerlas en acción. No te lo pierdas.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Abrir chat