Buena formulación de objetivos en Coaching

Todos tenemos sueños. Aún cuando a veces les demos la espalda, por miedo, por no sentirnos capaces, por… qué se yo, lo cierto es que si paramos un momento y hacemos un kit-kat, todos tenemos sueños.

Ahora bien, ¿cómo convertir esos sueños en objetivos? pues se trata de ponerles piernas. Dotarles de exterminades, de acción, para que puedan caminar por ésta nuestra realidad, y no quedarse flotando por ahí de modo que nunca lleguemos a alcanzarlos.

Y para comenzar a hacerlos realidad y poder trabajar con ellos en un proceso de coaching, te proponemos lo siguiente:

Una vez que tienes por escrito todos tus sueños, todo aquello que quieres conseguir, toma de nuevo papel y bolígrafo, busca un lugar cómodo y encuentra tus respuestas las siguientes preguntas:

  1. Enuncia en positivo aquello que quieres conseguir
  2. Respóndete ¿Es lógico y razonable?
  3. ¿Depende solo de ti?
  4. ¿Qué ganas con ello?
  5. ¿Cómo sabrás que lo has alcanzado?
  6. ¿Para cuándo quieres conseguirlo? Pon una fecha concreta
  7. ¿Tendrás que renunciar a algo por conseguirlo? ¿Estás dispuesto hacerlo?
  8. ¿Cómo va a afectar a tu entorno? ¿Alguien puede salir perjudicado?
  9. ¿Con que recursos cuentas para conseguirlo? Tanto como personales, como materiales, como apoyo externos.
  10. ¿Cómo te sentirás cuando lo hayas alcanzado?

¿Lo tienes? Ahora prémiate por este gran paso para crear la vida que mereces.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…