Encontrar la solución ante un problema

Uno de los motivos más frecuentes por los que una persona inicia un proceso de coaching es porque quiere encontrar una solución a un problema que limita su potencial de un modo recurrente. Consultar ayuda profesional es un signo de inteligencia emocional positivo cuando una persona siente que no puede hacer frente a dicha dificultad por sí misma.

Todo ser humano tiene en su interior los recursos necesarios para avanzar pero como consecuencia del miedo, el exceso de exigencia, las creencias irracionales que tenemos de nosotros mismos y el grado de autoestima podemos ignorar gran parte de los recursos que poseemos. ¿Cómo encontrar la solución ante una dificultad que quieres gestionar de una forma más óptima?

Uno de los puntos más importantes es poner la atención no tanto en las dificultades en sí mismas como en la búsqueda de soluciones. Existen momentos en que hacemos lo contrario: desde el miedo se potencia la visión en forma de túnel que impide visualizar varias alternativas a esa situación. La visión en forma de túnel refleja una visión reduccionista de la realidad. Es esencial ampliar la mirada para recordar que existe un paisaje emocional muy positivo más allá de la barrera del miedo.

Existen cualidades infantiles que conviene no perder en la etapa adulta: el juego forma parte de la rutina de los niños y también debería ser un elemento pedagógico fundamental en la madurez para aprender a superar las dificultades divirtiéndote. ¿Qué juegos pueden recordarte a la niñez y pueden ayudarte a encontrar una solución a los problemas?

En primer lugar, para visualizar este temor y darle forma, con el objetivo de hacerlo más manejable puedes practicar algunas de estas ideas: modelar la forma de ese temor utilizando piezas de plastilina, crear un mural utilizando imágenes diferentes, dibujar con lápiz la forma de ese fantasma emocional, dar color y forma utilizando pinturas de distintos colores a ese conflicto. La creatividad es uno de los ingredientes más importantes en la receta de la felicidad ya que ayuda a canalizar la energía creativa transformando sentimientos desagradables en belleza. También puedes inspirarte en tu propia emoción para escribir unos versos de poesía.

Existe un mensaje positivo que conviene interiorizar a modo de anclaje emocional y que muestra el valor de la sabiduría popular: “Todo tiene solución menos la muerte”. Es decir, por grande que sea un problema, siempre podremos encontrar una solución adecuada.

Por otra parte, conviene eliminar el pensamiento mágico de aspirar a una vida sin problemas. Las dificultades nos resultan incómodas pero forman parte de la vida ya que además de potenciar el aprendizaje muestran la evolución constante del ser humano. Existen dificultades inherentes al proceso de crecimiento como muestran las inseguridades de la adolescencia, los retos de la etapa adulta y la importancia de aprender a envejecer. ¡La vida nos impulsa a salir de la zona de confort!

Los conflictos son la oportunidad real de poner en práctica los recursos que tenemos para solucionarlos. Si no pudiésemos entrenar estos recursos tampoco podríamos desarrollarlos ya que las habilidades emocionales también se entrenan.

Para encontrar solución a los problemas también es fundamental diferenciar entre aquello que realmente es una dificultad y aquello que no lo es. Existen problemas que no son tales pero los convertirmos en conflicto a través de nuestra actitud.

Cuando una persona sufre un problema puede charlar sobre el mismo con una persona de confianza ya que en un contexto de intimidad es terapéutico expresar los miedos para ganar una mayor objetividad respecto del conflicto. Además, la opinión de una tercera persona también puede ofrecer una información complementaria sobre ese problema.

Sin embargo, al encontrar una solución para un conflicto personal, lo más importante es que pienses en cómo te vas a sentir mejor contigo mismo tras haber actuado de ese modo. Si tienes dudas sobre qué opción es la más adecuada puedes preguntarte: ¿De qué modo me sentiré mejor conmigo mismo, habiendo tomando el camino A o el camino B?

Visualiza tu futuro inmediato potenciando la empatía con cada alternativa, vive en primera persona cada posible decisión que tienes en mente, valora las consecuencias de los actos y cómo te hacen sentir. Aquella decisión que aporta una mayor tranquilidad emocional es la adecuada ya que la realización del bien es un fin en sí mismo también cuando se trata de encontrar la mejor solución para un conflicto.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…