Educar para la vida es posible

En los tiempos que corren a la Educación le corresponde el papel de  crear nuevos espacios y metodologías que apunten al crecimiento personal del alumnado  y al desarrollo de  la habilidad del aprendizaje autónomo. “Una de las cosas que esperamos de la educación es que nos ayude a convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos; que nos ayude a descubrir nuestros talentos, nuestras destrezas….”   Ken Robinson.

La introducción de nuevos conceptos a la hora de entender la inteligencia y el aprendizaje,  junto con la introducción de las nuevas tecnológicas en los centros educativos,  serían un primer paso para empezar a generar un cambio en la docencia y en los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Incluso en la actualidad ya hemos sido testigos de la  implementación de lo que se  denomina  el aprendizaje electrónico (conocido también como e-learning) la educación a distancia virtualizada,  que pone a disposición del alumno, mediante  los nuevos canales de comunicación (en especial Internet),  todos los conocimientos a través de un campus, e incluso un tutor virtual, como soporte de los procesos de enseñanza-aprendizaje.

El abanico de alternativas es amplio aunque los esfuerzos del sistema  educativo se quedan cortos a la hora de motivar y mejorar el rendimiento  académico  de los alumnos.

La sociedad necesita una nueva perspectiva a la hora de abordar la manera de  transmitir los conocimientos en la escuela, y por ende una nueva disciplina innovadora que dé un giro a la manera de  enseñarlos, lo que nos evoca la necesidad de experimentar un cambio en la visión y la formación  de los distintos profesionales y agentes que intervienen en la educación.

Bajo este prisma, el coaching  se presenta ante la sociedad como una nueva disciplina que ayuda a la gestión del cambio y la mejora del rendimiento de la persona tanto en los campos: personal, como  profesional y académico.

El coaching aplicado a la Educación, promueve los valores del  compromiso,  la responsabilidad y la superación  personal, dentro del mundo de académico. Potencia e incrementa  el aprendizaje de conocimientos teóricos mediante las potentes herramientas de la inteligencia emocional y la programación neurolingüística, facilitando así,  la aplicación e incorporación de los mismos de la manera más eficiente posible.

En definitiva, el coaching ayuda al alumno a ser protagonista responsable  de su  aprendizaje, mejorando su motivación y actitud frente al estudio e invitándole a la reflexión y al crecimiento personal.

El Sistema Educativo Español debe de asumir el reto de plantar cara a las nuevas necesidades de la sociedad post-moderna y contar con el coaching como una herramienta que puede ayudar a hacer frente esta realidad en la que vivimos.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…