Los propósitos de año nuevo ponen tu corazón y tu mente en movimiento, en la dirección de metas que tienen un significado vital para ti. Las ideas mueven el mundo. Observa cómo, para un emprendedor, su idea de negocio es la primera inspiración antes de dar forma a ese proyecto en la práctica. El deseo de novedad, evolución y cambio es evidente a través de esos propósitos de 2018 que ilusionan a tantas personas. Sin embargo, estos propósitos deseados tienen una segunda parte para ser verdaderamente completos. Es decir, su cumplimiento. ¿Cómo cumplir tus propósitos de año nuevo? En Crearte, escuela de coaching, te damos las claves.

1. Objetivos que solo dependen de ti

Este es uno de los pasos más complejos ya que con mucha frecuencia podemos caer en el autoengaño de ilusiones que nos desbordan porque su cumplimiento trasciende a nuestro propio control. Si quieres estudiar inglés y aprobar una acreditación oficial, este propósito depende de ti si lo acotas en acciones específicas. Este ejemplo puede ayudarte a concretar metas que realmente puedes llevar a cabo.

2. Utiliza una agenda

Con el inicio del nuevo año es un buen momento para estrenar una nueva agenda de papel. De este modo, puedes hacer anotaciones en cualquier momento. Una técnica sencilla para no olvidar buenas ideas es anotarlas en ese mismo instante en un papel. Al elegir tu agenda, no observes únicamente la estructura del folio, sino también, su diseño. Elige una agenda que te encante. Este recurso es una herramienta de apoyo para organizar tu tiempo. Y el tiempo está directamente relacionado con esos propósitos de año nuevo.

3. Comparte tus propósitos

Tal vez no te apetezca compartir todos tus propósitos de año nuevo, sin embargo, no cierres la puerta a la retroalimentación constructiva que surge cuando haces partícipes de tus proyectos a personas que te quieren, te valoran y, por tanto, desean tu felicidad. Los demás son colaboradores que te acompañan de forma indirecta en el camino hacia tus metas.

4. Encuentra el porqué y el para qué de tus propósitos

Es decir, reflexiona en torno a esos objetivos de nuevo año. A través de la causa y la finalidad de un propósito conectas mentalmente con la razón de ser de esa dirección que guía tus pasos en este 2018. Esta búsqueda de sentido y significado es totalmente personal.

5. Elige tu propósito más importante

Para limitar el riesgo de desperdiciar tu energía por la atención dispersa al poder definir ideas de superación profesional y personal, elige un proyecto que realmente te enamore por alguna razón. Y cuyo esfuerzo te compense de verdad. Por tanto, observa ese propósito como el premio a la constancia del plan de acción. Si te has marcado un objetivo realista, entonces, sí puedes aplicar la máxima de “querer es poder”.

Para lograr tu meta tienes que empezar por dejar de lado las excusas que boicotean tu potencial. Por tanto, corta ese discurso repetido de “no sé si podré hacerlo”, “tengo miedo”, “igual no es el momento” o “no me siento preparado”.

6. Cambia la palabra propósito

Por medio del lenguaje creas tu realidad. Y puede ocurrir que el término propósito te resulte poco estimulante porque lo observas desde la perspectiva de la obligación. Busca una palabra distinta que te guste y que te motive. Por ejemplo, aliciente. Es decir, tus propósitos son tus alicientes del 2018.

7. Deja de vivir en automático

Deja de vivir inmerso en una programación de vida que pareces repetir de un modo totalmente mecánico. Pon corazón, mente y reflexión en aquello que estás haciendo ahora. Por ejemplo, encuentra quince minutos diarios para meditar, pensar en cuestiones personales y alimentar tu propio propósito (aliciente) con este diálogo interior. Otro consejo que puedes aplicar para dejar de vivir en automático es dedicar más tiempo al ocio de calidad.

Tu corazón respira mejor cuando desconectas de las ocupaciones del trabajo, de las tareas pendientes y, simplemente, te centras en estar y sentir el ahora desde la perspectiva del disfrute. No cumplirás antes tus propósitos de año nuevo por el simple hecho de ser víctima de la ocupación constante. El aburrimiento en su dosis justa alimenta la creatividad, por el contrario, la ocupación continua reduce la imaginación. Algunos ejercicios sencillos pueden ayudarte a dejar de vivir en automático, por ejemplo, pintar mandalas.

Pero, el paso más importante, recuerda que no es necesario que sea principio de año para que te marques propósitos verdaderamente significativos. Cualquier otro momento del calendario puede ser igualmente propicio para ello. Recuerda este mensaje de Platón: “Si bien buscas, encontrarás”. ¡Ojalá que este 2018 sea para ti un año de intensa búsqueda y de grandes hallazgos!

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…