El coach aprende a partir de su propia experiencia a optimizar los recursos de ayuda para potenciar al cliente hacia su propio proceso de autodescubrimiento. ¿Cómo puedes orientar al cliente en la meta de llegar a ser su mejor versión? En Crearte, tu escuela de coaching, te contamos cuáles son los mejores recursos de apoyo.

1. Preguntas poderosas

Existen muchos tipos de preguntas, sin embargo, en tu papel de coach puedes alcanzar la excelencia en la definición de cuestiones que aportan un valor de reflexión para el cliente. Preguntas poderosas que le ayudan a profundizar en su propio mapa interior a partir de esos interrogantes abiertos que propician, también, respuestas abiertas.

2. Silencio

El silencio es una herramienta muy poderosa en una sesión de coaching puesto que, por medio del respeto del silencio y la superación de la posible incomodidad que te produce esta experiencia, propicias la reflexión por parte del cliente y ayudas a crear un ambiente en el que lo importante no es la prisa por expresar una idea, sino llegar a la verdad de una esencia.

En una sesión de coaching profesional, el silencio se convierte en un ingrediente positivo. De hecho, muchos de esos instantes pueden contener pequeñas píldoras de sabiduría.

3. Metáforas

Las metáforas son muy visuales en un proceso de coaching, por esta razón, este recurso puede ayudarte a reforzar una idea por medio de una formulación expresada de una forma significativa.

4. La rueda de la vida

Este ejercicio es sencillo, útil y práctico. Permite al cliente observar una perspectiva general de las distintas esferas de su vida. Pudiendo concretar en qué ámbitos tiene un mayor nivel de satisfacción presente y qué esferas quiere mejorar.

Este recurso del coaching es especialmente significativo para establecer una situación de contexto general, pero también, concreto. Ya que existe una constante relación entre el todo y las partes.

5. PNL

La combinación de coaching con PNL muestra una fórmula de éxito en la relación de ayuda que el coach establece con el cliente. Este modelo de comunicación muestra cómo las creencias y el lenguaje influyen de forma positiva o negativa en el propio comportamiento, expectativas de futuro, motivación de presente, sensaciones y emociones.

Desde esta perspectiva, la PNL también es una invitación para la excelencia personal al modelar comportamientos felices de otras personas. Por medio de las dinámicas de PNL, el cliente aprende a integrar una nueva actitud.

6. Rapport

La comunicación es uno de los recursos esenciales de un proceso de coaching. Y el rapport, proceso de acompasamiento, propicia una cercanía emocional entre el coach y el cliente. Una sincronización que propicia la propia interacción durante las sesiones.

7. Línea del tiempo

Una línea que simboliza la vida que, diferenciada en distintos tramos, permite al cliente visualizar de forma gráfica algunos de los acontecimientos más significativos de su etapa vital. Un ejercicio efectivo y muy sencillo de realizar ya que solo se necesita un folio y un bolígrafo. La línea del tiempo te permite observar tu biografía.

8. Observación

Existen distintos niveles de comunicación en una sesión de coaching. El lenguaje verbal es muy importante, pero también es igualmente determinante la observación del lenguaje corporal. El coach practica la escucha activa y esta contemplación es igualmente determinante porque es un modo de atender aquello que no se dice con palabras.

9. Técnicas de visualización

Las técnicas de visualización ayudan al cliente a observar su futuro o su pasado dentro de un contexto de felicidad. Por medio de la imaginación y la creatividad, el cliente puede recrear una escena mental que le genera un estado de ánimo.

10. Ejercicio de la silla vacía

La silla vacía se convierte en una metáfora en sí misma cuando el cliente imagina que está hablando con una persona a la que le gustaría expresar un mensaje importante. Por ejemplo, un ser querido fallecido al que quiere expresar un mensaje con todo aquello que quedó pendiente de decir.

O, también, cuando el cliente imagina que está aconsejando de forma externa a un gran amigo que se encuentra en esa situación difícil que él está afrontando. Un ejercicio útil para ganar objetividad respecto de un dolor interno.

Recuerda este mensaje de Albert Einstein: “La mente que se abre a una nueva idea jamás volverá a su tamaño original”.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…