Cómo aplicar la PNL en una entrevista de trabajo

Una entrevista de trabajo es una prueba frecuente a la que se enfrenta aquel candidato en búsqueda activa de empleo. Las opciones de éxito en una entrevista de trabajo aumentan en la medida en que el candidato se prepara para esta prueba. ¿Cómo puedes preparar una entrevista de trabajo utilizando la PNL?

  1. El ser humano se siente cómodo en su zona de confort. Por ello es recomendable que unos días antes de la entrevista de trabajo, te acerques hasta el lugar en el que harás la prueba con el objetivo de visualizar la zona. Además, este detalle también te ayudará a calcular el tiempo que tardarás en llegar al lugar y es decisivo para apostar por la puntualidad. Al conocer el lugar, te sentirás más tranquilo el día de la prueba.
  2. Además, practica la escucha activa para eliminar cualquier posible ruido emocional. Para evitar las interrupciones en la entrevista de trabajo, apaga el teléfono móvil antes de entrar a la prueba. Presta atención a aquello que te pregunta el interlocutor y tómate tu tiempo para responder. Ante cualquier posible duda, pregunta con naturalidad al entrevistador para resolver tu incógnita.
  3. La confianza en uno mismo es muy importante para afrontar con actitud una entrevista de trabajo. En ese caso, la técnica de visualización es una herramienta eficaz para potenciar tu espíritu ganador. Busca un lugar tranquilo en el que te sientas cómodo. Cierra los ojos e imagina que estás en la entrevista. Visualiza esta situación en la que te sientes cómodo y seguro.
  4. A modo de anclaje emocional, puedes crear una frase que te dé fuerza. Un mensaje que puedes repetirte a ti mismo para enviarte un mensaje de ánimo.
  5. Evita invadir el espacio personal del entrevistador. Siéntate en la silla una vez que te lo indique. Saluda con naturalidad extendiendo la mano mientras miras a los ojos de tu interlocutor, este gesto transmite confianza en uno mismo.
  6. La técnica del espejo o rapport consiste en acompasar el lenguaje corporal del entrevistador y su postura de ese momento.
  7. Existen creencias limitantes que no describen la realidad sino que la distorsionan. Cuando estas creencias remiten a uno mismo pueden convertirse en una forma de autoboicot. En ese caso, identifica cuáles son tus ideas limitantes. Puedes ponerlas por escrito. A continuación puedes hacerte las siguientes preguntas: ¿Se trata de la realidad o de una creencia subjetiva? ¿Qué es lo peor que puede suceder en una entrevista de trabajo? ¿Qué argumentos tengo para creer que realmente voy a equivocarme en la entrevista? Evita el uso de las palabras siempre, nunca, todo o nada porque no describen la realidad de una forma absoluta.
  8. Utiliza tu lenguaje de una forma eficaz. En ese caso, céntrate siempre en lo positivo. Cuando una persona se pone por objetivo “no quiero ponerme nerviosa”, de forma frecuente, se pone más nerviosa porque atrae su atención hacia aquello que quiere evitar. Puedes cambiar este objetivo por la opción contraria: “Quiero estar tranquilo en la entrevista de trabajo”.
  9. Utiliza el re-encuadre para poner la situación en su contexto. ¿De qué forma interpretas una entrevista de trabajo? El modo en el que observas la realidad te condiciona. En ese caso, afronta la entrevista como una oportunidad. Por tanto, incluso en el caso de que no seas el candidato elegido recuerda que eso no es sinónimo de fracaso. Tras cada entrevista, es positivo que dediques unos minutos para hacer balance de cuáles han sido tus puntos fuertes y qué áreas de mejora puedes corregir a nivel potencial.
  10. Cuida tu lenguaje corporal. Sonríe de forma intermitente. Transmite entusiasmo en tus palabras. Para ello, conecta con tu propósito. Evita mentir en una entrevista de trabajo porque aquello que dicen las palabras contradice al mensaje corporal que transmite tensión ante una mentira. Mira a los ojos de tu interlocutor pero de una forma intermitente.

Para superar una entrevista de trabajo, puedes buscar información sobre la empresa a través de la página web porque toda búsqueda de empleo debe de ser personalizada. No te compares con otros candidatos y mide tu evolución a partir de ti mismo. Centra tu atención en aquello que depende de ti. Pon en práctica tu superación personal y recuerda que el mapa no es el territorio.

Si quieres saber más te puede interesar nuestro curso Practitioner en PNL presencial o nuestro curso Practitioner en PNL online.

Por Maite Nicuesa Guelbenzu
Colaboradora de Crearte, doctora en filosofía, coach y experta en inteligencia emocional.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…